En intereses, paga Jalisco una fortuna

Mayor. La actual administración dejará una deuda más grande que la que heredó. (Foto: Grisel Pajarito)

La política que puso en marcha el actual gobernador Aristóteles Sandoval Díaz para el pago de la deuda, con un aumento en los plazos para liquidarla, ha provocado que el costo de la misma se eleve cada año. De los más de 2 mil 752 millones de pesos programados para este rubro en el gasto de 2018, apenas 21 por ciento será para abonar a capital.

Según el proyecto de Presupuesto de Egresos de 2018 que envió el gobernador al Congreso del Estado, la mayor parte de los recursos que se usarán para el pago de deuda serán para cubrir intereses: más de mil 678 millones de pesos, lo que representa más de 60 por ciento del total de este gasto.

El resto de los recursos corresponde al pago de comisiones, 2.6 millones de pesos; gastos de deuda, más de 18.2 millones de pesos, así como 464.8 millones de pesos de pagos pendientes de ejercicios anteriores.

Aunque las calificadoras de deuda han evaluado a Jalisco con un mejor manejo, el gobernador Aristóteles Sandoval dejará al estado con mayores pasivos y una reducción del pago a capital, si se toma en cuenta cómo recibió él las finanzas de la entidad.

Al cierre de 2012, el último año del ex gobernador emanado del Partido Acción Nacional (PAN) Emilio González Márquez, la deuda del estado superaba los 15 mil 569 millones de pesos.

Según los datos que incluye el paquete económico 2018, a diciembre de este año la deuda superará los 17 mil 460 millones de pesos.

Lo anterior representa que al cierre de 2017 Jalisco tendría pasivos por un total de 19 mil 910 millones de pesos; esto equivale a 27.8 por ciento más de deuda que al comienzo de la actual administración.

En el desglose de la deuda del estado, que aparece en los tomos del proyecto de Presupuesto de Egresos de 2018, se señala que el saldo a diciembre de este año de 17 créditos contratados con la banca comercial superará los 10 mil 325 millones de pesos, los cuales se suman a 7 mil 134 millones de pesos de deuda contratada con la banca de desarrollo.

A eso hay que agregar 2 mil 450.6 millones de pesos que se contrataron en los llamados créditos bono cupón cero, de los que el estado sólo paga los intereses.

En 2012, el gobierno de Emilio González destinó casi 42 por ciento de los recursos que se usaron para el pago de deuda para abonar al capital. Los dos años siguientes el porcentaje se redujo a 36.8 y 37.8 por ciento, respectivamente, ya cuando Sandoval Díaz era titular del Poder Ejecutivo.

El pago de capital aumentó en 2015, al elevarse a 46.8 por ciento, mientras que al siguiente año casi representó 49 por ciento. Sin embargo, ya este año es apenas de 21 por ciento, casi lo mismo que prevé el gasto del próximo año.

Durante el gobierno de Aristóteles Sandoval se han autorizado créditos nuevos o disposición de recursos de otros ya autorizados por más de 8 mil millones de pesos. El primer crédito fue autorizado durante el anterior gobierno, pero ejercido por el actual, por 2 mil 439 millones de pesos.

El argumento en esa ocasión fue para cubrir el crédito quirografario que el anterior gobernador no pagó, por mil 400 millones de pesos, y el resto para tapar el boquete financiero que dejó Emilio González.

Además, el actual mandatario pidió créditos para hacer frente a los daños que ocasionaron el huracán Jova y la tormenta tropical Manuel. También recibió autorización para un crédito de 3 mil 800 millones de pesos para inversión diversa.

Otro factor que ha influido en el crecimiento de la deuda son las renegociaciones de algunos de los créditos heredados de gobiernos anteriores, especialmente para aumentar en 20 años más el plazo de pago.


JJ/I