Tomarán al Breton como su casa

Gira. Después de su concierto en la ciudad, los músicos estarán ofreciendo shows en la Ciudad de México y en Puebla, antes de regresar a trabajar en una nueva producción. (Foto: Especial)

Ningún proyecto artístico puede separarse de la vida de su autor, inclusive si habla sobre personajes diferentes o de ficción. Esto se hace patente en la postura musical de la banda Alejandro y María Laura, una propuesta fresca y muy profesional de música latinoamericana que se abre paso en la escena musical y que ha participado en los proyectos de otros músicos como Torreblanca.

En entrevista, la banda peruana, que se presenta esta noche en el Centro Cultural Breton, contó que sus canciones, tales como Matrimonio (que escribieron cuando estaban peleados) o El equilibrio (que María Laura escribió sobre la relación de su hermana con su madre), tienen que ver con ellos mismos. Tienen un gran énfasis en el poder de sus voces y son, sobre todas las cosas, honestas. Como en una terapia de pareja las ponen ahí, disponibles en todas las plataformas digitales, por cierto, para que quienes las escuchen se identifiquen con ellas.

“Nos han clasificado en varios géneros, sobre todo en el indie, o con el folk, si te vas a su pasado más visible, está Bob Dylan, a quien por supuesto admiramos y ha sido parte de nuestra inspiración”, dijo Alejandro, “pero nosotros nos sentimos más arraigados al folclor de nuestro país, al latinoamericano. Para nosotros nuestras raíces importan mucho y cada canción, por otro lado, impone el género al que quiere pertenecer”.

El proceso creativo para los dos cantautores, que además son pareja y padres (mientras contestan la entrevista además cuidan a su pequeña hija), está muy ligado a sus viajes, a los múltiples viajes que realizan por toda América y, ahora, después de cinco años de haberlo deseado, a México.

María Laura contó que muchas de las canciones de sus últimos discos, ya con la confianza que otorga haber grabado y de haberse presentado en varios importantes recintos en el Perú, se han escrito en notas de voz con sus celulares, donde evocan ideas iniciales y ritmos que les gustaría explorar, hasta que tienen tiempo de retirarse de tanta actividad y trabajar en cada una de ellas.

“Nos gusta mucho imponernos retos compositivos y de voz, aunque nos encontramos en un momento muy cómodo de nuestra trayectoria, en donde sabemos lo que nos gusta, también tenemos en claro que no sirve de nada quedarte en donde estás y que vale la pena explorar otros lugares desde donde se puede cantar y podemos ser nosotros”, dijo la también guitarrista.

Quizá por eso, o por sus constantes viajes, su último disco se titula La casa no existe. La primera canción que le dio vida y los últimos arreglos se hicieron en una casa en el Cusco en Perú, donde se encerraron para darle forma al proyecto. Este espíritu judío, de no pertenecer a otro lugar más que a la música, es parte fundamental de la propuesta. Para este disco es mucho más rítmica, provoca más al baile que en sus discos anteriores.

Por hoy, su casa será Guadalajara. Los músicos ofrecerán esta noche un concierto en el escenario del Centro Cultural Breton, lo que será para ellos su presentación en México y, por lo tanto, tocarán un repertorio que reúne canciones de sus tres discos y de su trayectoria en general. Como un bufete de degustación. En escena estarán acompañados por la cantautora Valentina González en lo que será una noche de presentaciones y fiesta.

Después de su concierto en la ciudad, los músicos estarán ofreciendo shows en la Ciudad de México y en Puebla, antes de regresar a trabajar en una nueva producción de la que no ofrecieron más detalles.

______

"Nosotros nos sentimos más arraigados al folclor de nuestro país, al latinoamericano”
Alejandro, músico

“Tenemos en claro que no sirve de nada quedarte en donde estás y que vale la pena explorar otros lugares desde donde se puede cantar y podemos ser nosotros”
María Laura, músico

JJ/I