Ricardo de Santiago se lleva los trofeos

KICKER: Charros cae en Navojoa Regresan barridos Patricia Peña Charros de Jalisco perdió por barrida ante Mayos de Navojoa dos carreras a una en la conclusión de la serie. El pitcheo por ambas partes fue protagonista, sobre todo a partir de la segund

Se mantiene lo que parece ser una maldición. El trofeo Manuel Capetillo, entregado al novillero triunfador del serial en la Plaza Nuevo Progreso, no se quedó en Jalisco.

Ayer, en el cierre de temporada, el novillero potosino Ricardo de Santiago se llevó el galardón, esto tras cortar una oreja a su segundo toro, en una faena llena de entrega y buenos momentos.

Tal y como lo advirtió, De Santiago demostró que hay en él un torero. Con ganas, entrega y cubriendo los tres tercios en ambos toros de su lote, el potosino ganó a pulso los premios en disputa.

En primera instancia se hizo acreedor al trofeo Manuel Capetillo, entregado por la empresa de la Nuevo Progreso, pero también fue quien se llevó el premio Estoque de Plata, que este año otorgó la peña taurina Guadalajara a quien resultara como único triunfador en esta Final.

Ricardo tuvo buenos detalles con ambos toros. Con su primero dejó ver clase y sitio, ante un toro que sólo colaboró por el lado izquierdo. El de San Luis arrancó los olés con naturales de buena factura, para fallar luego con la espada y perderse así lo que pudo ser una oreja.

Con el segundo vino su momento climático, pues estuvo en torero de principio a fin. Con tres pares de banderillas que encendieron los ánimos, Ricardo se fue de menos a más, para cuajar tandas por la diestra de mucha transmisión, lentitud y temple, rematando su faena con una estocada en todo lo alto, que le valió una oreja con fuerte petición de la segunda.

Así, el potosino se llevó el título de triunfador y, una vez más, Jalisco se quedó sin premio, aunque su representante, Arturo de Alba, hizo un destacado papel en su actuación en este mano a mano.

De Alba tuvo la mala fortuna de lidiar con el peor lote de la tarde, pero a pesar de ello, el tapatío estuvo por encima de las condiciones de sus dos novillos.

Técnica, oficio y sitio fueron detalles que Arturo dejó impresos en sus dos faenas, mismas que no consolidó por fallar con la espada, a pesar de ello, dejó en alto el nombre de Jalisco, viéndose con cualidades sobradas para esta Final.

Quien asegundó en cortar pelo fue el rejoneador Santiago Zendejas, quien logró cortar una oreja con su último toro de la tarde. Voluntarioso y con buenas y lucidoras cabalgaduras, el joven novillero logró gustar en la afición de Guadalajara.

EL FINAL

 Con el festejo de ayer se cierra el telón en la Nuevo Progreso, parando la actividad hasta nuevo aviso. Se espera que en febrero se abra la nueva temporada en el coso tapatío

JJ/I