Almeyda sabe que pedían su cabeza


Matías Almeyda ha alcanzado su instante más glorioso. Y no lo podía ocultar. El Pelado se aferraba a sostener el trofeo como si tuviera un temor de que alguien se la pudiera arrebatar. Pero también la sujetaba con amor, pasión, como si abrazara a su persona más querida. El técnico de Chivas tenía en sus manos la copa que lo acredita a él y a Chivas como el campeón de la Liga de Campeones de Concacaf.

Era su momento más feliz desde que llegó al Rebaño, su quinta final ganada de siete disputadas, pero que lo llevará al Mundial de Clubes en Emiratos Árabes.

Almeyda había iniciado con un monólogo la conferencia de prensa y de manera sorpresiva fue interrumpido por sus jugadores que llegaron a festejarle bañándolo de cerveza y refresco para quedar totalmente empapado.

Pero también sabe que dichos pasajes no hubieran existido y de quedar en un altar hubiera quedado expuesto y vulnerable para ser enviado al paredón por quedar eliminado en el Torneo de Clausura 2018 por segunda ocasión consecutiva, y por la protesta pública de los jugadores ante la falta de pagos de premios desde el año pasado.

“Si hubiese sido adverso el resultado hoy me estaban liquidando, estaban pidiendo la cabeza de Almeyda, pero creo que la cabeza de Almeyda piensa mucho, razona, trata de razonar, conozco el futbol desde hace 25 años, conozco cada pregunta, la que viene con buena o mala intención, pero como creo en Dios, rezo por muchos, lamentablemente para muchos se corona acá con esto y yo sentada con ella, es parte y no debería ser porque vivo el futbol. Desde otro lugar, no solo es hablar por ganar, hablo cuando gano y cuando pierdo, mi esencia no va cambiar porque no soy gris, soy blanco o negro y me ha ido bien en la vida porque estoy tranquilo conmigo”.

Pero Almeyda también manifestó su alegría.

“Estoy m uy feliz por tenerla a ella (a la copa), la deseamos hace un año que fuimos campeones, tuvimos dos torneos malos, este no arrancamos bien, por momentos estuvimos más o menos, pero nuestra idea era ganar esta copa internacional que Chivas había ganado en 1962, es muchísimo el esfuerzo detrás de esta copa que tenemos, que es nuestra, tengo un agradecimiento enorme hoy y por siempre al grupo de jugadores que entreno, sin ellos es imposible que un entrenador pueda crecer, agradezco a. Toda la gente que trabaja en Chivas, los jardineros, los psicólogos, la nutrióloga, el chofer, los muchachos de seguridad, todos los que aportan su granito de arena para que podamos trabajar al máximo, más allá de algunas adversidades este es el fiel reflejo que cuando uno lucha y hace todo de corazón, Dios da recompensa a un grupo que se ha esforzado al máximo y que saca el amor propio que tiene para jugar al futbol”.

Después comentó que antes de irse un mes a Argentina hablará con la directiva para planear el siguiente semestre.

“El futbol es muy dinámico, y yo realmente hoy, mañana y pasado quiero festejar esto porque nos ha costado mucho, vamos a tener 30 días de vacaciones que realmente los estoy necesitando, el semestre pasado termine con cinco úlceras, este semestre fue duro también entonces necesito estar un tiempo con mi familia, necesito ir a visitar a mi abuela que tengo enferma en argentina, necesita saludar a mis hermanas y previo a irme de vacaciones tendré esta charla con la directiva como debe ser, como ha sido siempre pero con muchísima tranquilidad”.

EG