Vadym Kholodenko y OFJ cierran Festival de Mayo

Visita. Vadym Kholodenko tendrá dos intervenciones en los conciertos de cierre, la primera en un recital esta noche y después, con toda la orquesta, el viernes. (Foto: Especial)

Con la maestría del joven pianista ruso Vadym Kholodenko, esta semana culminará la edición 21 del Festival Cultural de Mayo con música clásica. Con sonatas, para ser precisos.

Para empezar, Kholodenko ofrecerá un recital de piano esta noche a las 20:30 horas en el Teatro Degollado, con un programa compuesto por música de Chopin y Prokofiev que, según comentó en rueda de prensa, resultan significativos en su carrera.

De Prokofiev interpretará la que dijo es “una de las transiciones más complicadas técnicamente del compositor”. Entre otras cosas comentó que estas piezas fueron escritas después de la Segunda Guerra Mundial y está inspirada en la tristeza de lo que entonces estaba ocurriendo.

“Después de que supe la historia detrás de esta sonata cambió radicalmente mi forma de verla. Fue una pieza que el compositor abandonó en su mesa sin más explicaciones. Se supone que fue hecha para una obra de teatro, para diferentes actos, que nunca se realizaron y hay en ella muchos más detalles más allá de la guerra”.

Además de la importancia de esta música de posguerra, el ruso alabó la música dulce y contundente de Chopin, una de las que describió como un verdadero reto pero también un regalo para interpretar. Del compositor polaco interpretará la Sonata 2 op. 35, la sonata de la marcha fúnebre que es según los especialistas la más importante sonata escrita para piano.

“Tengo una lista pequeña de los países que me faltan por conocer y a los que quiero ir para verlos y el primero de la lista era México”, dijo el pianista sobre su estancia en nuestro país.

Después, el viernes 25 de mayo, a las 20:30 horas, también en el Degollado, Kholodenko tocará con la Orquesta Filarmónica de Jalisco, en el concierto de clausura de todo el festival. El director de este ensamble, Marco Parisotto se dijo contento de colaborar con un músico joven y apasionado como el ruso, que ve la música “con una gran profundidad conceptual”, dijo. 

Sobre el programa que tocarán el viernes, ya con toda la orquesta acompañándolos, dijo que fue configurado “con la idea de promover a varios grandes compositores del siglo 20, será un concierto especial con obras maestras de gran virtuosismo”.               

Acá aparecerá de nuevo Chopin, pero también Schubert y Ravel, de quien tocarán Alborada del gracioso, y Dutilleux, de quien la orquesta interpretará una pieza especial, Métaboles, compuesta en 1965 para la Orquesta de Cleveland. “Un programa perfecto”.

Parisotto mencionó que la última de las piezas que eligieron de Ravel se tocará por primera vez en la historia de Guadalajara, lo que para él es un reto por el virtuosismo de la pieza que, dijo, es una de las más complejas que tocará la Orquesta “por fin estructurada”. Será la puerta de entrada para las piezas que según el director ítalo-canadiense el público tapatío valora más: “Les encantan los clásicos que ya identifican”, dijo, “pero también me he dado cuenta de que están cada vez más abiertos. Este es un público más abierto que el de hace treinta años”.

_________________

FRASE

“Tengo una lista pequeña de los países que me faltan por conocer y a los que quiero ir para verlos y el primero de la lista era México”
Vadym Kholodenko, pianista

Asiste

Los boletos para el concierto de clausura tendrán precios de 180 a 250 pesos y se encuentran a la venta en las taquillas del Teatro Degollado y a través del sistema Ticketmaster

JJ/I