INICIO > OPINION
A-  | A  | A+

Maquiavelo

Para quienes detestamos a Trump es difícil aceptar que es un ajedrecista extremadamente astuto; por definición, persona que muestra habilidad para comprender las cosas y obtener provecho mediante engaño o evitándolo.

Su manejo del Twitter es digno de admiración. El pasado 14 de Julio el mandatario ofreció una cátedra sobre el manejo político a través de las redes sociales digno de anexar a las futuras ediciones de El Príncipe, la más recordada obra de Nicolás Maquiavelo.

Con el objetivo de evidenciar “la jugada maestra” insertaré dos de los tres tuits emitidos el domingo de manera textual. Posteriormente procederé al análisis.

"Es muy interesante ver a congresistas demócratas progresistas, que originalmente provienen de países cuyos gobiernos son una completa y total catástrofe, lo peor, los más corruptos e ineptos de cualquier parte del mundo (si es que tienen un gobierno que funcione), decirle ahora ruidosa y virulentamente a la gente de Estados Unidos, la nación más grande y poderosa del mundo, cómo se debe dirigir nuestro gobierno".

"¿Por qué no regresan y ayudan a arreglar los lugares totalmente quebrados e infestados por el crimen de los que vinieron? Luego vuelvan y nos muestran cómo se hace"(7:27 – 14 jul. 2019 @realDonaldTrump)

Después de leer esto y realizar tres respiraciones profundas, es posible  indagar en la estrategia detrás del comunicado y a su vez desenmascarar dos errores de interpretación que circulan en algunas agencias de noticias.

Primero, confundir que el mensaje va dedicado únicamente a las cuatro demócratas (mismas que no señala textualmente) Alexandria Ocasio-Cortez, Rashida Tlaib, Ayanna Pressley e Ilhan Omar. La intención principal no es provocar a las involucradas, sino construir a su enemigo en la mentalidad de los votantes. Es decir, orillar al votante a visualizar a las opciones demócratas como intrusos de la política norteamericana y meterlos a todos en una misma canasta.

Llevar a las jóvenes demócratas a la boca de todos significa alejar de la escena a los rivales que de verdad le incomodan, como es el caso de Bernie Sanders o Joe Biden.

El segundo error, quizá el más común cuando se trata de Trump, es creer que sus mensajes van dirigidos a quienes nos indignamos con su mensaje xenófobo y racista. Nosotros no somos prioridad, sus tuits tienen un mercado claro y aspira a radicalizarlo con el objetivo de mantener esa sólida base de votantes para 2020. 

El análisis queda corto, quizá compartiré la autoría de este espacio con @realDonaldTrump, lo cierto es que su manejo político a través de las redes sociales es maquiavelismo puro, puesto que sus palabras llevan una carga políticamente atómica que encuentra explosión y consolidación en el sentimentalismo de la audiencia.

jeyayo@hotmail.com

JJ/I