INICIO > OPINION
A-  | A  | A+

Quinto Patio 

Cuando se dieron a conocer las irregularidades en la licitación del arrendamiento de maquinaria pesada del programa A Toda Máquina, los empresarios guardaron silencio. Se trató de un chitón colectivo. En boca cerrada no entra maquinaria. Callaron, incluso, aquellos que participaron en la supervisión del proceso. Meses después podemos encontrar una explicación, pues el representante del Consejo de Cámaras Industriales de Jalisco (CCIJ), Armando González Farah, se vio beneficiado posteriormente con otro contrato millonario para caminos y carreteras. 

Peeeeeeroooooo, además, el empresario lo logró con una empresa comercializadora, es decir, no con una constructora. Lo destacamos por si había dudas de cómo se fraguó ese contrato. Total, que esta inquieta vecindad buscó al líder del CCIJ, quien no consideró que fuera el momento o-por-tu-no para hablar del tema. O sea… 

*** 

En donde no corre ninguna prisa por indagar, asomarse tantito aunque sea para disimular, a las anomalías de la licitación del programa A Toda Máquina, es en el Congreso del Estado. Como diría el desaparecido cómico Clavillazo, la cosa es cal-ma-da en el Poder Legislativo. Que comparezcan los funcionarios estatales responsables de la licitación, de vigilarla y de investigarla es un pendiente que se arrastra desde el año pasado. Hoy se reunirá la Junta de Coordinación Política del Congreso local y la diputada de Morena Erika Pérez García pondrá ahí el tema. 

Por lo pronto, los legisladores tuvieron ayer su primer día de trabajo y no todos acudieron o se les vio en sus oficinas. Algunos ni siquiera pudieron atender a medios informativos, porque estaban muy ocupados y se nota que no agarran el ritmo, ya que no hay convocatorias para sesiones. Observaremos si se ponen las pilas y presentan trabajo interesante, porque ayer no lo fue tanto. 

*** 

Primero fue el Hogar Cabañas. Ahora es el albergue 100 Corazones. Ya son dos los espacios de Jalisco denunciados por presuntas agresiones a niños y niñas que están bajo cuidado para garantizar su sano desarrollo. En el segundo caso, los señalamientos son bastante graves, pues incluyen abusos sexuales, como denunciaron desde Morena Jalisco y desde la Contraloría Ciudadana Independiente. Se trata de 51 niños, niñas y adolescentes con discapacidad motriz y mental que llegaron ahí tras enfrentar maltratos diversos, así que, de confirmarse lo denunciado, se les pone en condición más vulnerable. 

Como el albergue 100 Corazones depende del DIF Jalisco, ayer declaró su director general, Juan Carlos Martín Mancilla, que su objetivo es salvaguardar la integridad de niños y adolescentes bajo su custodia, y que desde diciembre recibieron una denuncia de la Contraloría del Estado e intervino la Procuraduría defensora de los niños, que presentó demanda el 30 de diciembre ante la Fiscalía Estatal. No vamos a parar ni a encubrir a nadie, advirtió. Falta que dictaminen la Contraloría y la Fiscalía. Si hay necesidad de separar a alguien, se hará, añadió. En un contexto de violencia hacia niños y niñas, se requiere aclarar qué sucedió, sancionar y prevenir. Ya. 

*** 

No sabemos si hoy el gobernador Enrique Alfaro llegará enmuinado (derivado de muina, palabra que solicitamos a la RAE la incluya en su diccionario) a la reunión de trabajo de la Ciudad de México de la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago) con el gabinete de seguridad federal. Tampoco sabemos si se le bajará la muina o se le intensificará (ya ven cómo es) al reunirse luego él y otros mandatarios enmuinados por el Insabi, en Palacio Nacional, con el presidente Andrés Manuel López Obrador. Si no se enmuina, podría (esperamos) aprender a desenmuinarse. 

qp@ntrguadalajara.com 

jl/I