INICIO > OPINION
A-  | A  | A+

Quinto Patio

Luego de concluido el botonazo navideño en Jalisco, que se esperaba contribuiría a enfrentar con buenos o por lo menos mejores resultados la pandemia de Covid-19, las preguntas son: ¿funcionó la estrategia?, ¿se lograron las metas?, ¿ayudó a que la población pueda sentirse más tranquila en cuanto a que se ha hecho, por parte de las autoridades, un manejo adecuado de la crisis sanitaria? Los indicadores apuntan a que poco funcionó. Siendo críticos, fracasaron las restricciones. Claro, buena parte de la responsabilidad del fracaso es de quienes ni caso hacen de las medidas sanitarias. 

Pero las autoridades estatales tienen otra parte, porque, por ejemplo, el botonazo arrancó luego de Navidad, lo que posibilitó y fue casi un permiso para realizar compras masivas y con escaso cumplimiento de protocolos sanitarios. Las consecuencias las estamos apenas empezando a resentir: nos hallamos en el peor periodo de la crisis. El número de hospitalizados asciende. Crematorios, saturados. Personal médico, exhausto. La semana pasada fue terrible: aumentaron las muertes a más de 50 por ciento, de 319 a 479. ¿Alarmistas? Entonces, la aritmética es alarmista. Cuidémonos, es lo mejor. 

*** 

Ahora que, ya revisando los informes oficiales, todos los municipios de Jalisco han registrado enfermos de Covid-19. Peeeeroooo, de los 125 son ocho los que hasta el sábado no habían resentido ninguna muerte: Atemajac de Brizuela, Ejutla, San Martín de Bolaños, Santa María del Oro (que resistió al ser el último con infectados), Techaluta de Montenegro, Tenamaxtlán, Tonaya y Tuxcacuesco. 

Sí, ya sabemos, son municipios con pocos habitantes, pero en tiempos de pandemia incesante habría que valorarlo. No se comparan con Guadalajara, por citar un extremo, que está atiborrado de vecinos y tiene 2 mil 464 difuntos hasta la fecha. Le sigue Zapopan, con 912 en un universo que suma 6 mil 512. Y va en aumento. 

*** 

Una tregua para ganar. Un llamado a ser todos amigos y no enemigos, pese a ser, pues, todos de la misma bandera. El mensaje que el senador por Morena José Narro Céspedes lanzó ayer en su visita a Jalisco es de hacer las paces. Coscorrones a quienes quieran pelearse entre dirigentes líderes; ésos, dijo el ahora delegado electoral en Jalisco, que se topen mejor con El Canelo. 

De cara a las elecciones de este año, Narro Céspedes busca que todos, agarraditos de las manos, se unan para ganar Jalisco. Fuchi las confrontaciones. Abrazaditos y como hermanitos, así quiere el senador que los militantes y representantes de Morena trabajen. Es la única manera, dice, de poder ganar. Él ya lo hizo, pues hasta invitó a la señora Yeidckol Polevnsy a trabajar unidos… ¡Juzgue usted! 

*** 

“La peor justicia es la justicia simulada. Fiscalía, no engañes a la sociedad señalando a gente inocente y trabajadora, teniéndola en prisión ilegal cuando saben que ellos son sólo trabajadores inocentes”, se lee en una de las mantas con imágenes de Rocío y Cassandra, dos jóvenes detenidas, empleadas del bar en que se asesinó al ex gobernador Aristóteles Sandoval

La manta la mostraron familiares y amigos en la caravana que organizaron ayer en Puerto Vallarta para exigir un proceso penal justo para ambas, y que se detenga a quienes ordenaron limpiar el negocio. Vamos para un mes del crimen y de los autores materiales e intelectuales… y todo sereno. 

*** 

La mala: murieron a consecuencia de contagio por el bicho 12 personas del Asilo San José, ubicado en Zapopan, dedicado a atender adultos mayores de escasos recursos. 

La medio-buena: mañana empiezan a llegar por semana más de 400 mil vacunas anticovid… pero de aquí a que nos toque el turno, hasta las uñas de los pies habremos mordido de la angustia. 

qp@ntrguadalajara.com

jl/I