INICIO > OPINION
A-  | A  | A+

Urgidos por informar

Aunque sea de no creerse, los diputados locales están urgidos en informarle lo que estarán haciendo en este año de trabajo. 

Tanto es su interés que decidieron reportar sus actividades no sólo a través de redes sociales, sino que quieren visitar su colonia o su barrio, pero ¿qué crees?, para hacerlo necesitan presupuesto. 

Y decidieron aumentar recursos a la partida 383 de Congreso para contar con una bolsa de 3 millones 700 mil pesos para poder otorgar por primera vez 97 mil 368 pesos para invertirlos en este tipo de reportes de rendición de cuentas. 

Algunos diputados han sido muy insistentes en precisar que no es dinero en efectivo, sino que será en especie, y que incluso no lo manejarán, sino que será la secretaría general la que haga las contrataciones de los servicios que necesitan para estos informes. 

Es mi deber comentarles que esta cantidad de recursos es independiente a los 60 mil pesos que ya tenían desde la legislatura pasada para realizar actividades dentro de sus comisiones, es decir, para impulsar los proyectos propios que querían destacar y presumir. 

El interés de los legisladores por que conozcan todo lo que hacen en el Congreso local es tan fuerte que este año tendrán que visitar obligatoriamente los lugares donde pidieron el voto para poder exponer tooodo lo que hicieron; incluso los que llegaron por la vía plurinominal, es decir, por los votos que consiguió su partido también tendrán que hacer estos informes para señalar lo que han hecho. 

Y eso no sonaría mal, pero las dudas que surgen son qué tan sinceros serán en estos eventos y si en realidad contarán las veces que han faltado al pleno y las razones del por qué decidieron ausentarse y optar por actividades partidistas o personales, y quizás aclarar sobre el voto que han dado en temas polémicos dentro del Congreso local. 

Aquí también los invitamos a razonar con sus votantes sobre por qué se mantienen callados ante temas tan importantes en la vida pública del estado y que simplemente prefieren hacer mutis, que otros hablen por ellos o que le indican que no deben de tratar estos temas. 

También surge la duda de cuántos serán tan honestos en señalar que quisieron impulsar tal asunto y que no los dejaron porque era un tema que no se toca en su partido o porque hay acuerdos políticos de no hacer alharaca porque se pueden caer las negociaciones políticas o cuántos contarán con lujo de detalle la forma en que les piden votar en bloque para los nombramientos que se realizan en el Congreso o del propio presupuesto. 

Ojalá que sean honestos en reconocer que han votado temas sin saber y que sólo porque sus asesores les recuerdan que deben levantar la mano o porque así se los indica su coordinador. 

Ahí no deberían venir solamente a leer el resumen de las iniciativas que presentaron porque aparte de que sería aburrido, lo mejor sería contar los detalles de cómo es la vida parlamentaria y los tropiezos que tienen o las dificultades para hacerse escuchar. 

Esperemos que no se trate de eventos en los que simplemente buscan la promoción personal y el reflector en la búsqueda de brincar a otro cargo público, incluso debería haber un reglamento claro de cómo debe ser un informe porque deben de tener requisitos mínimos de información y estadísticas de su trabajo, hasta comparándose con otros de su Legislatura o con sus propios compañeros de bancada para demostrar quién escucha mejor a la sociedad o quién rinde mejores cuentas. 

No sólo se trata de gastar el dinero que tienen para este fin, sino hacer una rendición de cuentas claras apegada a lo que la gente quiere escuchar y quizás así puedan distinguir el nivel de los legisladores. 

jessipilar@gmail.com

jl/I