Destrucción total de armas nucleares y desmilitarización, acuerdos Trump-Kim

(Foto: Notimex)

El presidente Donald Trump declaró que la desnuclearización de Corea del Norte debe ser total y verificable.

“Vamos a tener que revisarla, y la vamos a revisar, tendrá que ser total y completa”, dijo Trump a reporteros poco antes de partir de Singapur en el avión presidencial Air Force One después de su cumbre con el líder norcoreano Kim Jong Un.

Trump, quien partió de Singapur un día antes de lo previsto, dijo que no quería quedarse otra noche cuando había logrado todo lo que se había propuesto. “No había nada más que podríamos haber hecho”, dijo el mandatario.

El presidente sorprendió a la península coreana al anunciar el cese de las maniobras militares anuales entre Estados Unidos y Corea del Sur.

Las maniobras han sido consideradas de naturaleza defensivas y vitales para la seguridad de los aliados de Estados Unidos en Asia.

Sin embargo, al hablar con reporteros en Singapur, tras su cumbre con el líder norcoreano Kim Jong Un, Trump esencialmente repitió la postura norcoreana de que los ejercicios militares son “provocadores”.

Unos 28 mil 500 militares estadounidenses están apostados en Corea del Sur.

Trump dijo que las maniobras militares son "sumamente costosas”, intimó que Corea del Sur no aporta mucho a ellas y aseveró que serían “inapropiadas” dada la nueva relación entre Estados Unidos y Corea del Norte.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, cree que "probablemente necesitaremos otra cumbre”, o al menos una segunda reunión para abordar su compromiso con la desnuclearización de la Península de Corea.

Trump dijo a reporteros tras la cumbre celebrada en Singapur el martes que él y Kim abordaron más asuntos de los que esperaban en su encuentro. “Fuimos mucho más allá de lo que yo habría pensado”, señaló.

Donald Trump dijo además que Corea del Norte tiene un "arsenal considerable” de armas nucleares y que la cumbre entre las dos naciones debió celebrarse hace cinco años.

Las discusiones sobre los próximos pasos que dar con Corea del Norte se celebrarán pronto, dijo el presidente de Estados Unidos. No estuvo claro dónde tendrán lugar los contactos ni qué funcionarios norcoreanos participarán.

Del lado estadounidense acudirán el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, y el asesor de seguridad nacional John Bolton, agregó.

Giro inesperado

Donald Trump tenía previsto imponer 300 nuevas sanciones sobre Corea del Norte recientemente, pero aplazó su aprobación porque sería “irrespetuoso” antes de la cumbre.

Estados Unidos retirará las sanciones que ya aplica a la hermética nación cuando reciba garantías de que las armas nucleares “ya no son un factor”, explicó el mandatario.

Trump reconoció que una "completa desnuclearización (lleva) mucho tiempo” pero señaló que insistirá a que Pyongyang para que retire sus armas nucleares tan rápido como “mecánica y físicamente” pueda.

Dijo que el líder de Corea del Norte, Kim Jong Un, destruirá un importante sitio de pruebas de motores de misiles. El presidente estadounidense no dijo dónde estaban ubicadas las instalaciones.

Los detalles sobre esta iniciativa no se incluyeron en la declaración conjunta firmada por ambos mandatarios tras casi cinco horas de conversaciones porque se acordó después del acto oficial de la rúbrica, explicó Trump, agregando que la destrucción del sitio es “algo importante”.

Elogios par Kim

Donald Trump defendió sus repetidos elogios a Kim Jong Un durante una cumbre en Singapur pese al registro de derechos humanos del líder norcoreano.

El presidente de Estados Unidos dijo a reporteros en una conferencia de prensa en Singapur el martes que Kim "es muy talentoso" y señaló que su ascenso al poder se produjo cuando era relativamente joven.

Trump pareció no estar preocupado por las implicaciones de alabar a un líder autoritario sospechoso de ordenar el asesinato de su hermano con un agente tóxico, la ejecución de su tío con un pelotón de fusilamiento y la muerte del universitario estadounidense Otto Warmbier.

Pero Trump dijo que sin el deceso de Warmbier, su reunión con Kim podría no haberse celebrado nunca. "Otto no murió en vano”, declaró.

En la reunión se abordaron los derechos humanos, aunque brevemente, dijo Trump añadiendo que cree que Kim quiere hacer lo correcto.

Eliminar presencia militar en Corea

Donald Trump dijo que pondrá fin a las maniobras militares conjuntas entre los ejércitos de Estados Unidos y Corea del Sur.

El presidente estadounidense realizó el anuncio tras su histórico encuentro con el líder de Corea del Norte, Kim Jong Un.

Pyongyang lleva años oponiéndose a las maniobras anuales, que califica de ensayo para una posible acción militar de Washington contra el Norte.

Trump presentó su decisión como un asunto financiero, señalando que el país se ahorrará mucho dinero con la cancelación de las operaciones.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dio las gracias al líder norcoreano, Kim Jong Un, "por dar el primer y valiente paso hacia un nuevo futuro para su pueblo”. Comentó que "un cambio real es posible” y que está preparado “para empezar una nueva historia, empezar un nuevo capítulo” entre las dos naciones.

“El pasado no tiene que definir el futuro”, apuntó.

Acuerdo ambiguo

Una declaración conjunta firmada por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el líder de Corea del Norte, Kim Jong Un, señaló que Washington se comprometió a proporcionar “garantías de seguridad” a Pyongyang.

El documento firmado al final del histórico encuentro de los dos dirigentes en Singapur el martes dice también que Kim “reafirmó su compromiso firme e inquebrantable para completar la desnuclearización de la Península de Corea”.

No estuvo claro qué prometió exactamente Trump a Kim en términos de seguridad. El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, declinó comentar en la víspera si esas garantías podrían incluir la retirada de las tropas estadounidenses de la península.

Según una copia del texto tomada por un fotógrafo en el acto de la firma, Trump y Kim también discutieron cómo construir “un régimen de paz duradero y estable” en la península.

La Casa Blanca no hizo público por el momento el texto del documento, que fue fotografiado por periodistas durante el acto de la firma.

El documento contempla cuatro amplios acuerdos y señala que las dos partes se "comprometen a establecer nuevas relaciones EEUU-RPDC de acuerdo con el deseo de ambos pueblos de paz y prosperidad”.

Washington y Pyongyang prometieron además que recuperarán los restos de los prisioneros de Guerra y de los desaparecidos en combate durante la Guerra de Corea.

jl