Arequipa-GDL, líneas y puntos

Está en Guadalajara el editor arequipeño José Córdova, director de los sellos Cascahuesos y Surnumérica. La razón central de su viaje a México es la recepción del Premio Lipp 2018 por la novela El día en que me faltes del ecuatoriano Ernesto Carrión, el jueves 16 de agosto en el excepcional restaurante Lipp La Brasserie de la colonia Polanco. Desde que Córdova confirmó el viaje a nuestro país expresó el deseo de tomarse unos días para visitarnos en Guadalajara, porque además de la correspondencia de nuestro oficio como editores independientes gozábamos de una coincidencia mayor: en 2017 habíamos publicado casi a la par Nadie nos mira, la mítica novela del poeta y narrador portugués José Luís Peixoto, y ese hecho establecía naturalmente líneas de complicidad.

Las líneas empezaron a ser más nítidas cuando comenzamos a hablar de nuestro devenir como editores y sobre todo desde el punto en que veíamos las cosas, un punto móvil y marginal respecto al centro, digamos Lima o la Ciudad de México, que tamiza y reconduce la mayoría de nuestras decisiones, con la certeza de que ser editores excéntricos es más una ventaja que una calamidad para cualquiera que vea con suspicacia los modos en que opera el imperceptible condicionamiento cultural.

Del mismo modo en que repudiamos a los farsantes que se autonombran “críticos literarios”, enquistados en medios públicos y obsesos por repartir halagos a los productos editoriales de las transnacionales (cuyas oficinas de prensa atiborran con cientos de novedades a esos inefables sepulcros blanqueados que nunca leen ni por error y al cabo emiten sus comentarios como estentóreos eructos); del mismo modo despreciamos a aquellos libreros de doble moral que en apariencia abren las puertas a los independientes en aras de una supuesta diversidad, pero en realidad están comprometidos sólo con los intereses de la edición trasnacional, que nos trae a todos renovadas cuentas de vidrio y bisutería diversa.

Al final, la andadura editorial es el montaje de un banquete, como el del Lipp al que asistirá José Córdova en esta semana, donde no se trata de recoger las migas que caen de las mesas puestas en las capitales o por los otros actores del libro, sino de hacer el convite a nuestro modo, con nuestros manjares, con mucha dignidad y orgullo.

@LibracoFP

JJ/I