INICIO > OPINION
A-  | A  | A+

Caravanas migrantes, retos en Jalisco

La movilidad humana representa uno de los desafíos más complejos e importantes para los países tanto en su ámbito interno, así como ante la comunidad internacional. En el caso del Estado mexicano, su ubicación geopolítica lo ha posicionado como un referente importante respecto del fenómeno migratorio. Los procesos de movilidad humana que convergen en su territorio no sólo concentran flujos de origen, retorno o destino, sino que también de tránsito, lo que lo ha posicionado como uno de los corredores migratorios más importantes del mundo.

Dicha característica ha propiciado nuevos y grandes desafíos para el Estado mexicano. Escenarios en los que, con base en sus obligaciones tanto de índole constitucional como convencional, debe atender la migración en tránsito a través de políticas públicas apegadas en todo momento al respeto por la dignidad humana. 

No obstante, en la praxis esa tarea no ha resultado sencilla. Ilustración de ello son las denominadas caravanas migrantes, las cuales responden a grupos de personas que se organizan para desplazarse de un lugar a otro de manera conjunta; aquellas que transitan por México tienen el principal objetivo de llegar a los Estados Unidos de América (EUA). Y, aunque pudiese pensarse que este fenómeno es de génesis actual, se debe señalar que estos procesos de tránsito se han manifestado a lo largo de la historia de manera sistemática y mayoritariamente aislada. Tan sólo la Organización Mundial de las Migraciones estima que cada año más de 450 mil personas cruzan el territorio mexicano. No obstante, lo que ha caracterizado y visibilizado más a las caravanas migrantes es el volumen de personas que las conforman, lo cual propicia que el Estado tenga que atender dichos acontecimientos proporcionando la ayuda humanitaria necesaria con base en las exigencias de un índice mayor de personas.

Ahora bien, la posición del estado de Jalisco ante el escenario del paso de una caravana migrante resulta muy interesante, ya que, pese a no ser un estado fronterizo, forma parte de una de las rutas que siguen estas personas en su trayecto hacia los EUA. Un ejemplo claro fueron las caravanas que tuvieron auge en la temporada otoño–invierno del año 2018, de las cuales se destaca que la respuesta que se tuvo por parte del Estado, si bien fue una atención sin precedentes, expertos en la materia aseguran que ésta fue inadecuada. A pesar de que el Estado es quien tiene la obligación de brindar la atención humanitaria a las personas migrantes en tránsito, una vez más, como ya se ha instaurado consuetudinariamente, fueron las organizaciones y colectivos de la sociedad civil quienes propiciaron una agenda interinstitucional encaminada a brindar atención eficaz y oportuna a las caravanas. Y a pesar de que se instaló un albergue temporal con la atención más vasta respecto de los servicios básicos para estas personas por parte del Estado, no se ajustó a las propuestas de expertos en la materia. Pues aspectos de logística, como lo es la ubicación del albergue, pudieron haber evitado el cierre repentino de éste, lo que a su vez generó que una segunda caravana de migrantes tuviese que ser atendida directamente por los albergues y colectivos de la sociedad civil organizada.

Ante ese panorama, en el que convergieron más de 7 mil personas migrantes y una serie de incertidumbres y posturas al respecto, habrá que considerar que, con la entrada de un nuevo gobierno tanto federal como estatal, se han instaurado nuevas estructuras y políticas públicas en materia migrante. Lo que ha generado nuevos cuestionamientos ante un posible próximo escenario de movilidad humana en masa, respecto de las medidas que tomará el gobierno de Jalisco ante una nueva organización institucional en materia migrante o respecto de cómo se colaborará interinstitucional y multisectorialmente ante esas contingencias.

Los gobiernos entrantes mantienen expectantes no sólo a las personas expertas que atienden el fenómeno migratorio de manera directa, sino a toda la sociedad jalisciense.

judithponceruelas@gmail.com

*Instituto de Investigación y Capacitación en Derechos Humanos - CEDHJ

da/i