Arte Público es perfectible: Chávez Brandon

La falta de transparencia respecto al manejo de recursos públicos, a la selección de artistas y la ubicación de las piezas, así como la socialización del Programa Arte Público fueron los principales señalamientos (Foto: Grisel Pajarito)

La falta de transparencia respecto al manejo de recursos públicos, a la selección de artistas y la ubicación de las piezas, así como la socialización del Programa Arte Público fueron los principales señalamientos que hicieron los regidores de oposición durante la comparecencia de la titular de Cultura de Guadalajara, Susana Chávez Brandon.

La funcionaria reconoció que el programa es perfectible, pero atribuyó las fallas a que es nuevo. No han sido involucrados en la toma de decisiones la población, la Comisión Edilicia de Cultura, los regidores tapatíos, ni el Consejo Estatal para la Cultura y las Artes, recalcó el coordinador de la fracción del Partido Acción Nacional (PAN), Alfonso Petersen Farah, quien aclaró que sus críticas no han sido hacia la estética de las obras sino a la falta de claridad respecto al manejo de dinero público y las discreción en el proceso de selección.

Chávez Brandó reconoció: “Nosotros tenemos un Consejo Municipal para la Cultura y las Artes al cual creo que debemos de tener más en cuenta, no lo hemos hecho”.

En las cinco líneas de trabajo, la inversión asciende a 62.7 millones de pesos (mdp) en más de un año, precisó. En cuanto al costo de las obras monumentales, que son las que más polémica han generado, indicó que son los artistas los que han fijado los precios-que van desde uno hasta 5 millones de pesos- tomando en cuenta la producción, transportación y montaje. Además de los precios, los artistas propusieron las ubicaciones, indicó.

“¿Dónde están los dictámenes de urbanismo y de vialidades? No nada más es llegar y poner la obra”, apuntó el regidor del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Salvador de la Cruz Rodríguez Reyes, quien promovió la iniciativa para que la titular de Cultura fuera a responder las inquietudes del polémico programa.

La dirección de Proyectos del Espacio Público colabora con la de Cultura para tomar las decisiones, apuntó Susana Chávez.

Sincretismo es una prueba clara de que la ubicación de las esculturas no fue suficientemente estudiada o socializada, opinó el regidor Alfonso Petersen. Aclaró que él admira las obras del artista Ismael Vargas, pero cuestionó la decisión del Municipio de colocar la pieza a unos pasos del templo El Refugio y a unas cuadras de El Santuario, sin antes tomar en cuenta o haber informado a la ciudadanía.

“Todos los procesos son perfectibles. El arte tiene una apreciación subjetiva y era previsible que las piezas propuestas generaran polémica. El arte también tiene una acción provocadora”, dijo la titular de Cultura.

“Las observaciones no están relacionadas a las propuestas de arte público, sino particularmente con la falta de transparencia, la falta de participación y convocatoria”, respondió Petersen Farah. Como ejemplo citó el caso de Árbol adentro, de José Fors, cuyo costo se dijo que era de 4.5 mdp, después un recibo oficial evidenció que el monto ascendía a 5.4 mdp y luego se aclaró que sí existía esa diferencia, pero se acordó bajarlo para llegar a la primera cantidad mencionada.

En cuanto a la selección de artistas “¿Quién decidió? ¿Y quién marcó criterios? Hay más que cumplen con los requisitos, por qué a ellos no los invitaron”, cuestionó el coordinador de los regidores del PRI, Sergio Javier Otal Lobo, después de que Chávez Brandon enlistó los puntos que tomaron en cuenta.

La síndica del ayuntamiento, Anna Bárbara Casillas García, ayudó a la argumentación de la titular de Cultura. Reiteró que había procesos perfectibles. Dijo que desde hace 30 o 40 años no se invertía en arte público, “no estaba en la agenda pública; encontramos la ciudad rezagada no sólo en arte público, sino en vialidades y en muchos aspectos”.

La aseveración de la síndica desató la molestia de los ediles de oposición.

Petersen Farah lamentó “el rollo cansado” del presidente municipal, Enrique Alfaro Ramírez, que ahora venía de voz de Bárbara Casillas.

Otal Lobo señaló que el “discurso trillado no se lo creen ni ustedes mismos que se pretenden presentarse como refundadores”. Y recalcó que la comparecencia fue casi obligada, después de haberse aprobado en el pleno del ayuntamiento de Guadalajara, cuando debió darse de manera natural.

Casillas García retomó la palabra para precisar que sus palabras no eran para descalificar, sino para precisar que antes no había un Programa de Arte Público como el que lleva a cabo la actual administración.

La comparecencia terminó con la participación del representante de José Fors, quien fue a decir que el cantante ha expuesto obras plásticas en otros países.

JJ/I