Atacan iglesias ante visita del papa a Chile

(Foto: AP)

A sólo tres días de la visita del papa Francisco a Chile, desconocidos atacaron la madrugada del viernes tres iglesias y arrojaron panfletos con una amenaza al pontífice: “Las próximas bombas serán en tu sotana”.

El subsecretario del Interior, Mahmud Aleuy, dijo que los daños ocasionados por los artefactos explosivos “fueron menores” y anticipó que demandará a los atacantes, que son buscados por la policía.

El escuadrón antibombas trabaja en un cuarto templo donde fue dejado un bidón que se cree podría contener combustible. La iglesia está cerca de un jardín de niños.

Las bombas estallaron en distintas horas de la madrugada en las barriadas populares de Estación Central, al oeste de la capital chilena; en Recoleta, al norte, y en Peñalolén, al sureste.

La policía dijo que el primer ataque, en Estación Central, afectó a la parroquia Santa Isabel de Hungría en la que desconocidos lanzaron un paño con combustible y luego rociaron acelerador. El fuego, que quemó parte de las puertas, fue apagado por los bomberos.

En la parroquia aparecieron panfletos que señalaban: “Libertad a todos los presos políticos del mundo, Wallmapu (territorio mapuche) libre, Autonomía y resistencia. Papa Francisco las próximas bombas serán en tu sotana".

Ataques similares se registraron en Recoleta y Peñalolén.

La visita del papa a Chile tiene como puntos centrales el sufrimiento de los inmigrantes y los pueblos originarios de La Araucanía, donde grupos de mapuches demandan la devolución de tierras ancestrales y periódicamente queman maquinarias agrícolas, camiones y propiedades de empresas forestales.

Sin embargo, el tema que ha dominado los últimos días son los abusos sexuales de sacerdotes y hasta de obispos, la mayoría de los cuales fueron ocultados por la jerarquía eclesiástica, según una organización estadounidense dedicada a investigar estos casos a nivel mundial.

Uno de los problemas que pesa sobre la Iglesia local es la designación en 2015 del obispo Juan Barros a la diócesis de Osorno, en el sur del país. Barros está acusado de encubrir al cura Fernando Karadima, el mayor pedófilo de la historia eclesial chilena.

Una carta obtenida en exclusiva por The Associated Press reveló que el papa sabía de la resistencia que despertaba la designación en la Conferencia Episcopal y los habitantes de Osorno y que trató de sacar a otros dos obispos también sindicados como encubridores asignándoles un año sabático, pero el plan falló.

Francisco llegará a Chile el lunes por la noche y seguirá su viaje a Perú el jueves.

 

GE