Sacan la casta

(Foto: Imago7)

Chivas tuvo un inicio espectacular, intenso, vertiginoso lo que le redituó en tomar la ventaja apenas al minuto 9.

Sin embargo, el trámite no fue sencillo, el triunfo estuvo amenazado, y en base más a pundonor, coraje y orgullo obtuvo su primera victoria.

Posiblemente, el técnico de Necaxa y todo su equipo se vio sorprendido por el planteamiento presentado por su colega del Rebaño Matías Almeyda al comenzar con el joven Ronaldo Cisneros en el ataque a lado de Alan Pulido. Fue precisamente la inclusión del ex jugador de Santos el que marcaría después la diferencia.

Esos primeros minutos fueron similares al primer tiempo exhibido el sábado pasado ante Cruz Azul con una propuesta ofensiva.

Ronaldo supo adaptarse pronto, y el aparato de ataque integrado por Carlos Cisneros, Rodolfo Pizarro y Eduardo López además de los dos delanteros le daban un toque agresivo que acorraló a los Rayos.

De esta forma, el gol se originó en un error defensivo pero bien buscado por Chivas en un saque de banda que recibió Eduardo López por la banda derecha sin que Miguel Ponce lo pudiera detener, el número 10 avanzó, centró y Ronaldo de espaldas al marco tocó atrás para que llegara Pulido con un tiro potente y rabioso para depositarlo en las redes y decretar el 0-1.

Una ventaja idónea para el arranque, inmejorable para manejarse e inclusive para ampliarlo.

Durante unos minutos más Chivas mantuvo el ritmo veloz y vertiginoso, pero paulatinamente fue declinando, se dosificó y los Rayos tomaron la iniciativa al grado de tomar el control absoluto mientras el Rebaño se atrincheraba ante los gritos desesperados del portero Rodolfo Cota y el capitán Carlos Salcido, quienes exigían a sus demás compañeros prestar más atención a los arribos de sus adversarios que iban copando todos los espacios.

El cronómetro ya señalaba el minuto 45, pero el árbitro Jorge Isaac Rojas agregó un minuto más, y esos 60 segundos no los desperdició solo para sobrellevar el juego sino los aprovechó para irse con tranquilidad al descanso.

Víctor Dávila se quitó la marca de dos defensas, les dio la vuelta, avanzó y centró para que cerrara la pinza Carlos González con un certero remate de cabeza que dejó fuera de combate a Cota para el 1-1.

El panorama parecía complicarse para Chivas no solo por el golpe anímico sino porque Almeyda se vio forzado a ajustar por una eventual lesión de Alan Pulido y en su lugar colocó a Isaac Brizuela, pero su presencia no se notó.

Necaxa empezó el segundo tiempo como terminó el primero, encima, generando pero sin reflejarlo en el marcador, y las fallas le dieron tiempo y espacio a Chivas para reordenarse e iniciar la estrategia para desplegarse al frente.

De esta forma, al 63´ de nuevo por el lado de Miguel Ponce el Rebaño encontró la grieta para infiltrarse, Pizarro disparó, Barovero soltó el balón y ahí estaba listo Ronaldo Cisneros para empujar y poner de nuevo al frente a Chivas con el 1-2.

Los Rayos pudieron igualar, pero se hartaron de fallar, y al 90 Edwin Hernández al cobrar tiro libre directo se encontró con la complicidad de Martín Barragán, quien anotó en su portería para el 1-3 definitivo.

FV/I