La galaxia Bogotá 39

Invitados. Los escritores Emiliano Monge y Valeria Luiselli (foto) son los mexicanos que participan en esta edición. Actualmente Luiselli radica en Nueva York. (Foto: Especial)

Los mejores 39 escritores debajo de los 40 años han sido elegidos ya, como cada año, por Bogotá 39. La lista más importante de las novedades y las nuevas voces de la literatura latinoamericana fueron compilados con obras representativas en un nuevo tomo de Galaxia Gutenberg que ya se encuentra en librerías.

La buena literatura y resaltar el talento y la diversidad de la producción literaria en la región es parte de esta prestigiosa lista, cuya selección final corrió a cargo de un jurado compuesto por Darío Jaramillo (Colombia), Leila Guerriero (Argentina) y Carmen Boullosa (México), a quienes les correspondió el año pasado la tarea de leer y conversar sobre el trabajo de los autores propuestos para llegar a la lista definitiva a través de que se desarrolla esta publicación.

Nacidos entre 1978 y 1988 en 15 países diferentes, algunos de ellos ya fueron traducidos a varios idiomas, mientras que otros apenas empiezan a publicar.

Carlos Manuel Álvarez, Giuseppe Caputo, Juan Cárdenas, Mauro Javier Cárdenas, Liliana Colanzi, Gabriela Jauregui, Laia Jufresa, Valeria Luiselli, Alan Mills, Emiliano Monge, Mónica Ojeda, Eduardo Plaza, Eduardo Rabasa, Felipe Restrepo Pombo, Juan Manuel Robles, Cristian Romero, Juan Pablo Roncone, Daniel Saldaña París, Samanta Schweblin y Jesús Miguel Soto son sólo algunos de los nombres que aparecen en estos textos narrativos, breves que amplían la visión de lo que ocurre en la literatura de nuestro continente.

A pesar de que cada uno de los escritores se desenvuelve en géneros y temas distintos, el talento y la búsqueda por nuevas maneras de entender las fronteras, las ciudades, el cuerpo, la historia y las formas de relacionarse con el resto del mundo a través de sus países es parte de este nuevo mapa de lo que la literatura que una vez enarboló al boom latinoamericano, con nombres que van desde Mario Vargas Llosa y hasta Julio Cortázar o Alejo Carpentier.

Colecciones

Museos para contarnos

La extinción de las especies de Diego Vecchio, finalista Premio Herralde de Novela, cuenta la historia de Zacharias Spears, quien funda en Washington D. C. un museo destinado a albergar las colecciones de especímenes recolectados en las expediciones de exploración del Oeste, amenazados por las polillas. Su sueño es poner al alcance de todos la posibilidad de viajar hasta espacios y épocas remotas recorriendo, por dos centavos y en 40 minutos, aquello que se halla separado por miles de millas y millones de años. El sueño, parece ser, se hace realidad: al museo de pronto lo procuran las multitudes con sed de fósiles y medusas flotando en una solución de formol al 10 por ciento. Pero los museos, como la literatura, son criaturas caníbales, dispuestas a engullir piedras, plantas, pelícanos embalsamados, monedas, fetiches, cabelleras escalpadas, obras de arte, reptiles voladores o nadadores, ahogados o desplumados en el Cretácico antes de devorarse unos a otros. Con una pizca de ingenio, una buena iluminación y un cuidador que vigile que nadie toque nada, cualquier partícula del mundo puede ser expuesta en una vitrina o colgada en una pared.

Ghostwriter

Recetas de alto riesgo

Alice Basso en Escribir es un oficio peligroso dibuja un personaje entrañable y genial: Vani Sarca, quien tiene la habilidad para entender la personalidad de cualquiera e imitar a la perfección su estilo. En esta nueva entrega, la ghostwriter regresa para enfrentar una de las pruebas más difíciles de su carrera: escribir un libro de cocina que recoja las recetas y memorias de Irma, la fiel cocinera de los Giay Marin, una de las grandes familias de la alta costura italiana. Sin proponérselo, se involucrará en la peligrosa búsqueda por descifrar los motivos que llevaron a la extraña muerte de Adriano, el hijo mayor y heredero de la famosa casa de moda.

Historias

La ironía de Szymborska

En un nuevo tomo de recopilación de sus textos Correo literario de Wislawa Szymborska, una de las poetas más trascendentes de la literatura mundial, tan reacia a hablar de su poesía, llevó durante años en la revista Vida literaria lo que podríamos denominar un consultorio de escritores, en el que entre líneas, y con esa fina ironía presente en toda su obra, podemos entrever su particular concepto de la literatura. Łubin: ¿Cómo llegar a ser escritor? La pregunta que nos hace usted es muy delicada. Es como cuando un niño le pregunta a su madre cómo se hacen los niños y la madre le dice que se lo explicará más tarde, que está muy ocupada, y el niño empieza a insistir: "Entonces explícame, aunque sólo sea cómo se hace la cabeza…". A ver, intentemos también nosotros explicar, al menos, la cabeza: pues bien, hay que tener algo de talento".

JJI/