INICIO > OPINION
A-  | A  | A+

Cascabeles en campaña

Aún falta mes y medio para el arranque oficial de las campañas para candidatos a diputados y alcaldes, pero los cascabeles electorales comenzaron a sonar.

El Congreso local es un ente público donde se tratan temas de toda índole, y en estos momentos buscan aprobarse los últimos cascabeles que servirán para promocionarlos en campaña.

La próxima sesión de pleno que necesariamente debe ser virtual será un reflejo de esta intención, porque será tan larga por todos los temas que quieren sacar de último momento; sí, antes de que algunos de los legisladores tengan que pedir licencia a sus cargos para poder promocionar su próxima candidatura.

Los equipos de asesores de cada coordinación están preguntando a sus diputados cuáles son los temas que les urge sacar de la próxima sesión para buscar los consensos entre fracciones parlamentarias y lograrlos.

Desde la última sesión que se convocó el año pasado se buscaban las aprobaciones a varias leyes, pero no lo lograron porque tenían agendada en primera lectura la ley en materia de desaparecidos y todavía no tenían el consenso con los colectivos, y éstos impidieron que se celebrara.

Y este año, la pandemia provocó el retraso de esta primera sesión del año, porque el gobernador solicitó dos semanas de inactividad para bajar la incidencia de casos y muertes por Covid-19.

Aún no se ponen de acuerdo en los temas que van a sacar en esta primera sesión del año, pero comienzan a enumerarse: la primera de las tres leyes en materia de desaparecidos, la reforma anticorrupción 2.0, la ley de regulación de agentes inmobiliarios, los juicios en línea, y muchos más.

Será una sesión muy larga porque también se acumulan los acuerdos legislativos, que muchas veces sólo son exhortos, pero que ocasionan ruido, o las iniciativas de ley que aún quieren sacar.

Los ciudadanos deberán estar muy atentos en descubrir estos cascabeles con los que buscarán pedir su voto, y deberán cuestionar qué tanto intervinieron para lograrlo o si estarían saludando con sombrero ajeno.

Aunque tiene la justificación que una vez aprobado por parte del Congreso local todos pueden usarlo porque votaron por él, ojalá que también pidieran el voto en aquellos temas que no son bien vistos, como el reparto de cuotas en nombramientos de magistrados y consejeros, en el aumento de los valores de tablas catastrales que impactan en el cálculo del impuesto predial o nuevos impuestos o aumento en costos de licencias.

Los cascabeles no solamente están en el área legislativa; también los hay en los ayuntamientos, sobre todo los metropolitanos, porque están entregando obras, están autorizando descuentos y aprobando nuevos apoyos ante esta contingencia para poder quedar bien con sus gobernados. Tan sólo el Ayuntamiento de Guadalajara acaba de autorizar la emisión de tarjetas electrónicas con 800 pesos de saldo para que puedan gastarlos en los negocios del barrio, sin poner restricciones si serían sólo alimentos o también servicios. Hay otros que están proponiendo apoyos similares para conseguir el voto.

Y eso que todavía no arrancan las estrategias de los partidos políticos que también buscarán quedar bien con los electores.

Los cascabeles sonarán por todos lados, el reto es saberlos escuchar y descifrar para conocer el mensaje oculto y poder decidir el voto de manera consciente y no sólo porque suenan muy bonito.

Y si se encuentra alguna anomalía, habrá que buscar denunciarla en los canales adecuados y oficiales.

jessiperez@gmail.com

jl/I