Deja muchos pendientes el Salón de Octubre

Convocatoria. A pesar de que ya para 2010 los concursantes ascendían a 298, el número de participantes ha bajado casi a la mitad, 120. (Foto: Jorge Alberto Mendoza)

El Salón de Octubre tiene que cambiar. Así lo demanda la comunidad cultural. Pese a los múltiples intentos de la organización para regresarle el prestigio que tuvo desde 1977 cuando se inauguró, este año hubo menos participantes que en la edición de 2017: 120 de 144. El certamen convocado por la Secretaría de Cultura y las Fiestas de Octubre, y creado para fomentar la creación pictórica, no ha logrado recuperarse. Éste ha sido uno de los más escasos en participación y la comunidad de artistas plásticos sigue sin confiar en las decisiones que se toman en el jurado.

A pesar de que ya para 2010 los concursantes ascendían a 298, el número de participantes ha bajado casi a la mitad, 120; el golpe definitivo sucedió en 2013 cuando ganó una obra de Karla de Lara que se consideró plagio y la declaración de premio desierto en 2014, cuando los artistas descolgaron sus obras expuestas en el Ex Convento.

Dan Montellano, presidente del jurado del año pasado, dijo que la polémica ha resultado en el número de participantes. La edición en la que él participó fue especialmente polémica, pues los encargados de elegir las obras para la tradicional exposición del Salón declararon una baja calidad en el grueso de las piezas recibidas por lo que no premiaron la pintura, sino las trayectorias de los dos ganadores.

“El año pasado se metieron muy pocas obras; cada año, desde hace, cinco años participan menos artistas”, dijo en entrevista. “La obra que llega es como de artistas en ciernes, entre amateurs y estudiantes, sin la talla que indica un premio como este”.

La comunidad ha señalado varios puntos que levantarían al premio. Una de las mayores críticas ha sido la claridad de las bases para concursar, las trayectorias que buscan en sus concursantes, así como de los formatos a entregar la obra que han cambiado cada año.

Por otro lado, la artista plástico Verónica Rodríguez comentó que desde hace mucho tiempo no existe paridad de género en la selección del jurado para el premio. “Casi siempre hay hombres presidiendo el concurso, además casi siempre son locales, no hay imparcialidad, más allá de las obras que aporten un supuesto legado cultural a Jalisco, es también la visión que un jurado fuera de nuestra región y del mismo círculo de la escena puedan aportar; pienso que deberían tener un perfil de curadores y teóricos de las artes, no los mismos artistas”.

En este sentido, la maestra en Gestión y Desarrollo Cultural por la Universidad de Guadalajara señaló que debe haber más claridad sobre el jurado y las bases de manera que no se cambien. “Es un excelente espacio para dar a conocer a los jóvenes creadores y que comparten con los de trayectoria… pero sólo reciben la obra durante un periodo corto de tiempo, es decir, los que tienen el deseo de participar tienen que tener lista su obra ya para ser incluida... La organización debe dar difusión sobre qué pasa con la obra después de ser expuesta. ¿Se le da continuidad a los artistas o no? ¿Se les impulsa a mostrar su obra fuera del país?”.

No soy de tus colores de Rodríguez López
___________________

Por su parte, el ganador del Salón de Octubre del año pasado, Paul Lozano, dijo que es en parte trabajo de los artistas volver a legitimar el premio con su participación. “Sería triste perder el concurso o que caiga de nivel. Nos corresponde a los artistas darle el empujón que necesita de nuevo, demostrar que hay buena producción en Jalisco, que hay participación. Los artistas dejaron de creer en el concurso, no creo que deberíamos cuestionar su polémica, sino participar. El dinero está, el espacio está y nos corresponde a nosotros hacerlo fuerte, si desaparece el Salón de Octubre, perderemos todos”.

Arturo Camacho, quien fungió como jurado en la pasada Bienal María Izquierdo y que a su vez ha formado parte del jurado en otras ediciones del Salón, dijo en entrevista que el problema es que “lo han manoseado y lo han dejado caer mucho”.

“He visto sus crisis y decadencias, lo peor fue premiar un plagio, es un mensaje terrible que mermó mucho su credibilidad. Es muy lamentable la situación en la que está el Salón de Octubre, habría que relanzarlo, que fuera una plataforma sólo para las generaciones emergentes. Hacerlo abierto te enfrentas a muchas cosas, hay que darle una reestructurada”, contó. “Cómo vas a participar si el jurado no tuvo el conocimiento para detectar un plagio cuando ahora tenemos las herramientas. Hay que tener mucho cuidado”.

Sorprenden propuestas

Anoche inauguraron la edición 2018 del certamen de pintura Salón de Octubre, en la exhibición dentro del Ex Convento del Carmen.

Edith Mercedes Rodríguez ganó 40 mil pesos en la categoría de Jóvenes Creadores, que además otorgó cuatro menciones honoríficas este año.

El representante del jurado, José de Jesús Parra Sánchez, destacó en el discurso inaugural que el comité encontró en esta categoría las propuestas más sorprendentes y frescas, “muestra de la fuerza de la obra de los creadores emergentes en Jalisco”.

En la categoría Artistas con Trayectoria, con una bolsa de 80 mil pesos, ganó la pintora Silvia Maricela Esqueda Orozco. Alejandra Carrillo

JJ/I