Sedatu garantiza atención a zonas devastadas de Chiapas y Oaxaca

(Foto: Cuartoscuro)

La reconstrucción de las zonas afectadas por el terremoto del 7 de septiembre con magnitud 8.2 escala Richter ya comenzó con la limpieza de los escombros y la demolición de los inmuebles inhabitables en Oaxaca y Chiapas, afirmó Rosario Robles Berlanga, titular de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu).

"El gobierno federal no abandonaría a los damnificados de Oaxaca y Chiapas, a la población más pobre del país y que más necesita el apoyo del gobierno de la República", aseguró la funcionaria de gira de trabajo por Oaxaca, donde anunció que cinco secretarios de Estado recorren esta zona para reforzar la ayuda.

El presidente Enrique Peña Nieto instruyó a su gabinete a trabajar sin descanso hasta lograr la recuperación total de las zonas devastadas y para otorgar todo el apoyo que requiera la población de estas dos entidades, dijo Robles Berlanga, a Noticieros Televisa.

En estos momentos, los censos de las viviendas afectadas en Oaxaca y Chiapas están listos y lo mismo se hará en los casos de los estados de Morelos y Puebla, donde se visitará casa por casa para desplegar los apoyos necesarios, señaló.

La funcionaria, quien ha permanecido en constante contacto con Oaxaca y Chiapas desde el 7 de septiembre, relató que al conocerse los daños que dejaron los sismos que azotaron a Morelos, Puebla y la Ciudad de México el pasado 19 de septiembre, la población de ambas entidades se atemorizó y después entró en incertidumbre, puesto que pensaban que otra vez los iba a dejar el gobierno abandonados a su suerte.

Sin embargo, la orden es no abandonar ni desviar recursos de Oaxaca y Chiapas para las otras zonas afectadas, por el contrario, se reforzará la reconstrucción y la instalación de albergues para recibir a un promedio de 120 mil niños, mujeres y adultos mayores que quedaron desprotegidos al resultar afectadas sus casas.

Sobre los trabajos de reconstrucción en ambas entidades, la secretaria detalló que en la zona del Istmo las labores de reconstrucción son muy distintas y más ágiles que los trabajos en la Ciudad de México, puesto que en los 41 municipios afectados la gente que se quedó sin hogar es propietaria de sus terrenos, así que las casas se derribarán en los casos necesarios y se construirán nuevas, lo que no sucede en la capital del país.

En estas entidades no se construirán nuevos desarrollos inmobiliarios, se levantarán las viviendas en los mismos terrenos de los afectados, por lo que la atención en estos momentos se centra en los albergues para dotar a la población sin techo de un lugar donde permanecer, alimentos calientes y las medidas básicas de higiene.

Robles Berlanga exhortó a los servidores públicos y a la población en general a no lucrar con la situación de emergencia que se vive en varias entidades de la República y a coordinar esfuerzos para que la reconstrucción sea más rápida, para lo cual incluso ya se capacita a la gente para la autoconstrucción en Chiapas y Oaxaca, puesto que la labor es de todos”,  aseguró.