Volví a vibrar: Flores

(Foto: Especial)

La esperada e histórica Corrida Guadalupana celebrada el martes en la Plaza México resultó como se esperaba. Sin triunfo de los españoles, con una plaza casi abarrotada y la salida a hombros de los mexicanos Joselito Adame y Sergio Flores, éste último resurgido luego de una fuerte cornada que le obligó a dejar temporalmente los ruedos debido a su rehabilitación.

En exclusiva para NTR, el tlaxcalteca, ya reposado del triunfo de dos orejas en una emotiva faena que hizo vibrar tanto a la afición como a él mismo, comparte que fue una tarde especial, llena de magia, emociones y sentimientos a flor de piel; una tarde llena de historia y de esas que, afirma, nunca se olvidan.

“La verdad es que estar de nuevo en la Plaza México, a dos días de haber cortado una oreja en mi reaparición, era algo muy motivante. Esta corrida era muy esperada por todos, un antecedente que se queda para la historia, sin temor a equivocarme, de la tauromaquia mexicana”.

“Fue una tarde donde volví a vibrar, a escuchar esos olés incomparables, y todo se prestó; era un contexto donde el factor esencial, el toro, se hizo presente para beneplácito de todos”.

Flores sostuvo una emotiva faena de principio a fin, teniendo su clímax con la muleta, en un inicio espectacular y que mantuvo hasta el final, para terminar con senda estocada que le mereció los dos trofeos.

“Eso es lo bonito del toreo, disfrutarlo, transmitirlo y vibrar mutuamente. Ayer me sentí renovado, lleno de sensaciones, y al final, pude ligar las tandas, entender la buena condición del toro, que hay que recalcar, fue indispensable para el triunfo”.

El tlaxcalteca afirma estar agradecido con Dios, la Virgen y la vida, que le ha dado una nueva oportunidad de triunfo, constante para su carrera y consolidación.

“Creo que lo conseguido es obra del trabajo y el esfuerzo; salir a hombros de esta plaza (la México) siempre marca a uno como torero y es por lo que trabajas día con día. También debo señalar que mis compañeros hicieron lo propio, y compartir la salida a hombros con un amigo como Joselito, paseando las orejas, sin duda es para el recuerdo propio”.

____

“Esta corrida era muy esperada por todos, un antecedente que se queda para la historia, sin temor a equivocarme, de la tauromaquia mexicana”
Sergio Flores, matador

Por un fin altruista

El trasfondo de la Corrida Guadalupana, además de formar un cartel de estrellas del toreo, fue recaudar fondos para los damnificados por los sismos del pasado septiembre. Eso era un motivo alentador y nostálgico para Sergio, así que inspirado y enfundado en vestido canario y luto salió con entrega a luchar no sólo por el triunfo, sino por México.

“La verdad es que sí, efectivamente, la corrida tenía un sabor especial, te comprometía a salir entregado, en agradecimiento a todos aquellos que dieron la vida, trabajo y esfuerzo por salir de la tragedia. Uno como torero hizo lo propio, jugándose la vida a la par. Creo que las cosas se dieron para bien, logró cuajar el toro y fue un sentimiento mutuo, esa transmisión de la gente hacia mí y mía hacia ellos no se puede explicar”. Edgar Flores

JJ/I