INICIO > OPINION
A-  | A  | A+

Quinto Patio

No es por presionar a la Contraloría estatal, pero si revisa bien las bases de la convocatoria para la licitación del arrendamiento de maquinaria, se encontrará con algunas in-con-sis-ten-cias im-por-tan-tes, sobre todo relacionadas con la actuación (teatral, sí) de la empresa Avancap. Resulta que el competidor de Mega, empresa que se quedó con el contrato, perdió la licitación porque el costo de los equipos que ofreció era más alto.

En la convocatoria se señala que si los participantes se ponen de acuerdo para aumentar los precios deben ser descalificados. Y no es que seamos mal pensado, para nadaaaaaa, pero tanto Avancap como Mega iban a comprar la maquinaria en el mismo lugar, pero la perdedora subió los precios. El académico de la UP Israel Macías opina que una auditoría no basta para revisar si se cumplió con los pasos requeridos; se requiere una investigación “seria y profunda”. ¿La harán? ¡Ja!

***

El Siapa no ha querido responder por qué se hizo justicia por su propia mano y tomó la posesión de un predio que, desde hace 38 años, tenían particulares. Ayer, desde la Secretaría de Gestión Integral del Agua mandaron cuatro parrafitos para asegurar que el predio fue adquirido en dos fracciones desde 1994. Sólo que la primera parte está en el municipio de Santa Anita. Así es: o se inventaron el municipio 126 o los engañaron.

***

El gobernador Enrique Alfaro señaló que ayer se dio una vuelta sin previo aviso por el Macrobús y ¡oh, sorprais! “La administración anterior se esforzó en tirar a pedazos al servicio”, concluyó. “Pude entender la sensación que se lleva toda la gente que lo usa a diario”, escribió en Twitter. Ya veremos hasta dónde alcanza la refundación del sistema de transporte que en la administración del panista Emilio González Márquez impulsó con especial ahínco el hoy titular de Setran, Diego Monraz.

***

Que ya llegó la Guardia Nacional: muchos están confiados, pues consideran que la violencia desbordada en la ciudad cederá, acaso vendrá una poca de paz. Pero en esta vecindad aún no vemos inteligencia para combatir a la delincuencia organizada y no sabemos qué tan bien capacitados estén los mil 800 elementos que llegan a combatir en un terreno desconocido. Parece que mientras se aprenden los nombres de las calles quemarán gasolina y se pasearán.

***

¿Qué tan confiables son las estadísticas criminales de Jalisco? Para responder, digamos que la organización México Evalúa dio a conocer ayer su estudio Fallas de origen 2019: índice de confiabilidad de la estadística criminal, que califica o dice qué tan fidedignos son los datos de incidencia delictiva que producen y reportan los estados, específicamente de homicidios dolosos. Lo que se halló fueron subreportes sistemáticos en los datos que las procuradurías o fiscalías estatales reportan al Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública. Manipulación, pues. Los peor evaluados son el Estado de México, Hidalgo y el vecino Michoacán.

El maquillaje de los datos salió al comparar lo reportado con lo que informa el Inegi. En Jalisco el subregistro de delitos lo había denunciado el gobernador Enrique Alfaro (Emilio y Aristóteles, ¿qué pues?). La entidad ocupa la posición 18 con una calificación de 7.62; presenta una diferencia de poco más de 2 mil homicidios dolosos a lo largo de 2009-2018. Las discrepancias son particularmente evidentes entre 2010 y 2014, mientras que en 2015 y 2016 son menores. En Jalisco se subreportaron los homicidios culposos “y probablemente otros delitos también”. Conclusión: ¡dos sexenios engañaron con las cifras!

qp@ntrguadalajara.com

JJ/I