INICIO > OPINION
A-  | A  | A+

Primero la salud 

La salud es primero para preservar nuestras vidas y en la experiencia de la mayoría de nosotros, tenemos muy claro que los primeros cuidados se los debemos a nuestras madres. Raspaduras de juego, dolores de cabeza o fiebre, la atención y cariños siempre corrían por cuenta de mamá. Gracias a todas las madres por esa vocación y diligencia para velar por nuestra salud y bienestar. 

Hoy, nosotros, el mundo estamos enfermos, pero somos tantos y necesitamos de atención y cuidados especiales que además de nuestras madres, tenemos a los médicos, doctoras y enfermeras para recuperar la salud del cuerpo y del alma. Nos ofrecen atención y los medicamentos que necesitamos, pero sobre todo los cuidados que requerimos para sentirnos confiados en sus manos. La emergencia sanitaria ha puesto a los trabajadores de la salud a redoblar esfuerzos a intensificar los cuidados y a cooperar para mantener lo más alerta a una sociedad que se resiste a creer que todos podemos ser contagiados. 

En estos días de festejos y de incremento del riesgo debemos reconocer su trabajo, su dedicación y cuidados, pero también agradecer lo que han hecho por nosotros, tanto en instituciones públicas como privadas. De acuerdo con la información oficial, del 18 de marzo al 8 de mayo en el país tenemos un acumulado de 31 mil 522 casos confirmados de Covid-19. Sin las medidas de sana distancia y confinamiento habría 38 mil 733 casos. Los casos activos, 8 mil 048, son una cuarta parte los que representan la epidemia activa. Hay, a la fecha, 17 mil 781 personas recuperadas y 3 mil 160 muertes. 

De 123 mil personas estudiadas, 71 mil 351 han sido negativas. En Jalisco hay 469 casos registrados, 87 recuperados y 35 defunciones. Lo que hoy se puede observar en el país es una disminución 74 por ciento de los casos. Y en muy buena medida se lo debemos al personal de salud, desde quienes investigan, pasando por los encargados de proponer medidas de atención especial por la pandemia, hasta el personal que nos atiende directamente y ha tenido que intensificar sus tareas, doblar turnos, etcétera. 

El doctor López-Gatell destacó que, de acuerdo con las previsiones el 8 de mayo sería el pico máximo de contagios, aunque en los 11 días siguientes deberemos extremar cuidados para nosotros mismos, nuestras familias, evitar las salidas innecesarias y festejos que rompen los esfuerzos de todos. Esa sería una forma directa y clara de agradecer a los trabajadores de la salud y a la sociedad en su conjunto, por el esfuerzo que hemos hecho todos a lo largo de este amplio periodo. 

Desde las directrices sanitarias, se ha tratado de mitigar los efectos del Covid-19 o hacerlos menos impactantes, a partir de tres objetivos: “Retrasar el momento epidémico, que la curva se reduzca y lograr que haya menos casos en forma absoluta” (El Universal 08/05/20). Aunque ya pasamos por la fecha pico, en los 11 días posteriores será muy importante extremar los cuidados a fin de evitar el repunte del virus y la saturación de la infraestructura hospitalaria disponible. Dentro del debate, una postura muy fuerte destaca que es inevitable el contagio, por lo que se hace necesario que para la mitigación se considere la necesidad de escalonar los contagios, para no saturar el sistema de salud. Obviamente, en tanto no se tenga y aplique una vacuna, las medidas preventivas serían lo más eficaz. 

Aun cuando en nuestro país los parámetros establecidos por la OMS de contar con un médico por cada 333 personas casi se cumplen, ya que hay un médico por cada 348 pacientes, es muy importante que las instituciones de salud pública procuren que el personal de salud no se concentre sólo en centros urbanos o en hospitales de segundo nivel o especialidades. En este sentido, merecen especial reconocimiento aquellos médicos, doctoras y enfermeros, personal administrativo que ejerce su vocación de servicio en los lugares más apartados del país y en donde los insumos para el cuidado de la salud y la infraestructura son precarios. 

jjeosoriog@gmail.mx

jl/I