INICIO > OPINION
A-  | A  | A+

Libertad para Susana Prieto

El pasado 8 de junio fue detenida la abogada y activista Susana Prieto Terrazas por un proceso penal iniciado en su contra por el gobierno del estado de Tamaulipas, que le acusa de motín, amenazas, coacción y delitos contra servidores públicos. A raíz de su encarcelamiento, numerosas voces han salido en su defensa, pues señalan que fueron los intereses económicos de las maquiladoras los que presionaron a las autoridades locales luego de que encabezara exitosamente la defensa de derechos de los trabajadores. 

Susana Prieto trabajó como operadora de maquila cuando era joven, ella ha señalado que a raíz de las injusticias laborales que sufrió y observó decidió convertirse en abogada. Después de los triunfos salariales para los trabajadores, la abogada denunció hostilidades en su contra, amenazas y toda clase de coacciones hasta su reciente detención. 

La lucha de los trabajadores y trabajadoras de las maquilas que acompañó la licenciada Susana Prieto inició con el incremento de los salarios en la zona fronteriza a 176 pesos diarios del 1 de enero de 2019 que determinó el gobierno federal. Las industrias maquiladoras fingieron aceptar el aumento, pero quitaron todas las demás prestaciones que se habían conquistado con anterioridad. La exigencia de aumento salarial de 20 por ciento y un bono compensatorio de 32 mil pesos por las prestaciones que se eliminaron le dieron nombre a ese movimiento conocido como 20/32. 

Los obreros inconformes solicitaron a sus sindicatos iniciar un movimiento para que a la vez que se cumpliera con el mandato de incrementar los salarios, se mantuvieran las prestaciones logradas con anterioridad. Cuando los dirigentes sindicales se negaron a realizar cualquier acción, los obreros los rebasaron y se fueron a un paro indefinido, contando con la asesoría legal de la licenciada Susana Prieto Terrazas, que con un hábil manejo legal y una estrategia bien trazada fue logrando que las empresas maquiladoras aceptaran las demandas. 

Terminado el movimiento, los trabajadores iniciaron un proceso de reagrupación sindical, formando el Sindicato Nacional Independiente de Trabajadores de Industrias y Servicios (SNITIS). Este nuevo sindicato comenzó a ganar los contratos colectivos y la titularidad en las empresas de la ciudad de Matamoros. 

Ante la pandemia de Covid-19, la abogada y activista denunció que las maquiladoras no estaban implementando las medidas necesarias para salvaguardar la seguridad de los trabajadores. También señaló insistentemente las condiciones desfavorables y menor salario para las mujeres trabajadoras en esas industrias. 

Por su arbitraria detención diversos sindicatos, colectivos y agrupaciones sociales mexicanas han exigido la liberación inmediata de Susana Prieto y garantías para que aquellas personas que abogan por los intereses de los sectores más vulnerables puedan desarrollar con toda libertad las causas que defienden. 

Incluso sindicatos estadounidenses se han pronunciado; en un comunicado firmado por Richard Trumka, presidente de la Federación Estadounidense del Trabajo y Congreso de Organizaciones Industriales –considerada la mayor coalición de sindicatos en Estados Unidos–, dice que “Susana Prieto es una ardua luchadora, cuya intervención a favor de los trabajadores de las maquiladoras en México, ha sido una piedra en el zapato para las compañías poderosas y oficiales corruptos”, señalando que su arresto es indignante y que ante la implementación de los acuerdos laborales del TMEC, México debe cumplir con su compromiso de respetar los derechos fundamentales de los trabajadores. 

Esperemos que haya una pronta respuesta favorable a su libertad por parte de las autoridades, pues como bien se ha señalado por diferentes colectivos, defender a la clase trabajadora no es un delito. 

carmenchinas@gmail.com

jl/I