INICIO > OPINION
A-  | A  | A+

Exigimos justicia

Jalisco está de luto por el asesinato de los tres hermanos González Moreno. Este crimen tiene que ser el punto de quiebre de nuestra paciencia como sociedad. 

Tan sólo en la administración del gobernador Enrique Alfaro Ramírez se ha prometido justicia por los asesinatos de: Giovanni López –a manos de la Policía Municipal de Ixtlahuacán de los Membrillos–, 11 trabajadores albañiles –masacrados mientras esperaban su paga en la colonia La Jauja, en Tonalá–, una pareja con su bebé de un año ocho meses –atacada a balazos en Periférico a la altura de San Juan de Ocotán–, Felipe Tomé –empresario baleado en Puerto Vallarta– y Aristóteles Sandoval –ex gobernador de Jalisco ejecutado también en Puerto Vallarta–. Más la justicia que exigen las familias de desaparecidos que han tomado la Glorieta de los Niños Héroes y la han convertido en la Glorieta de los Desaparecidos. Y la justicia que exigen los familiares e hijos de mujeres asesinadas por sus parejas o por su condición de género. 

Y ahora pedimos justicia para la familia González Moreno y que si las autoridades no pueden brindarla que renuncien. 

Entre las colonias tapatías más tradicionales está San Andrés, que es conocida por el Parque San Jacinto. Dentro de la clasificación de las autoridades estatales, esta colonia tiene un bajo nivel de marginación, en ella habitan aproximadamente 26 mil personas. Y del 1 enero de 2013 al 31 de marzo de 2021 se han registrado en San Andrés un total de 2 mil 572 delitos, estos datos son proporcionados por el gobierno de Jalisco. 

Según el gobierno estatal, en San Andrés, el año pasado se registraron tan sólo 25 delitos, siendo el más común el robo a personas. 

En esa colonia, la noche del viernes pasado, alrededor de las 22:40 horas, los hermanos Luis Ángel González, de 32 años; José Alberto, de 29 años, y Ana Karen, de 24 años, fueron privados de su libertad. 

Los tres hermanos se encontraban en la planta alta de su casa y hasta ahí entró un comando armado y los secuestró. 

El domingo por la mañana, los cuerpos de los tres jóvenes fueron localizados sin vida en las inmediaciones de la comunidad El Pueblito, entre los municipios de Zapopan y San Cristóbal de la Barranca. 

Pero fue hasta el lunes que el fiscal de Jalisco, Gerardo Octavio Solís, ofreció una rueda de prensa, debido a la presión en redes sociales, generada a partir de que el presidente de la Federación de Estudiantes Universitarios (FEU), Javier Armenta, publicó en su cuenta de Twitter la confirmación de que estos tres jóvenes fueron asesinados. 

En esta conferencia de prensa, que no se oía bien, al menos en la transmisión de Facebook, el fiscal señaló que en el lugar en el que se encontraron los cuerpos también se localizó una manta amenazante al gobierno de Jalisco. 

Además, añadió que el asesinato de los jóvenes podría estar relacionado con otro hecho, ocurrido la misma noche del viernes, cuando fue agredido personal de la Fiscalía General de la República. 

Ayer durante la mañanera del presidente Andrés Manuel López Obrador ningún reportero preguntó sobre el caso ni el mandatario dijo nada al respecto. Alfaro, por su parte, dijo que hay “el compromiso firme de trabajar sin descanso hasta encontrar a los culpables”. Más que un compromiso firme o que nos hablen de frente, los ciudadanos queremos resultados y justicia para las familias a las que se les ha arrebatado un ser querido. 

torresdelao@gmail.com

jl/I