3330 años del eclipse de Mursili II

 El eclipse de 1312, que ocurrió poco después del comienzo del año, como sugiere el texto del augurio, es el único capaz de cumplir dos criterios clave.

Gerard Gertoux; The Trojan War: Chronological, Historical and Archaeological Evidence, Lulu.com, (2016), p. 190 

Sin duda entre los fenómenos astronómicos más impresionantes que podemos apreciar son los eclipses solares, y desde la antigüedad han causado impacto en quienes tienen la oportunidad de observarles, ello se magnifica cuando no se entienden los procesos naturales a los que se deben y abre la puerta a un sinnúmero de interpretaciones ajenas a las cuestiones estrictamente científicas.

En la actualidad además de que nos siguen fascinando, como lo evidencian los reportes del eclipse solar total del 21 de agosto de 2017, que en México observamos como parcial y en Guadalajara tuvimos la oportunidad de observarlo en el último observatorio del siglo 19 que sigue en funciones en nuestro país, las herramientas computacionales de que disponen los astrónomos nos permiten calcular con una asombrosa precisión los eclipses del pasado y ello ha posibilitado precisar la cronología de hechos históricos de la antigüedad.

El rey hitita Mursili II se encontraba en campaña contra Azzi-Hayasa cuando aconteció el fenómeno solar registrado en los augurios y mencionado en la Ilíada de Homero, cuestión que ha sido profusamente estudiada en una colaboración entre astrónomos, historiadores, arqueólogos y literatos, así el australiano Trevor R. Brice, profesor de la University of Queensland, en su libro The Kingdom of the Hittites (Clarendon, Oxford University Press, (1998)) afirma que el eclipse total de sol del 24 de junio de 1312 aC es el que además de ajustarse mejor a los hechos descritos, permite precisar la cronología del reino de los hititas. Curiosamente el padre de la astrofísica, J. Norman Lockyer (1836-1920) nos dejó un libro peculiar: The dawn of astronomy. A study of temple worship and Mythology of the ancient egyptians. En Jalisco además de no tener la conciencia de los espacios en que se ha desarrollado la astronomía, hemos perdido la posibilidad de estudiar desde la perspectiva arqueológica los monolitos del cerro de Las Águilas cercano a Cuautla, nuestro Stonhenge región 4.   

dalba@udgserv.cencar.udg.mx

fv/i