INICIO > OPINION
A-  | A  | A+

Monedas digitales I

En la última semana del año pasado, el gobierno mexicano anunció que el país tendría una moneda digital en 2024. La decisión se justificó en términos de la “importancia de estas nuevas tecnologías y la infraestructura de pagos de última generación”. 

El anuncio fue interpretado en términos de que Banxico emitiría una criptomoneda. Sin embargo, no es así. Las monedas digitales y las criptomonedas son activos diferentes. Sus principales diferencias estriban en quién respalda su valor y en las funciones que cumplen en la economía. 

¿Quién respalda a las monedas digitales? Usualmente son emitidas y respaldadas por los bancos centrales. Esto implica que los bancos centrales pueden, entre otras acciones, estabilizar sus precios mediante intervenciones en los mercados monetarios o de tipos de cambio. 

En la práctica, la potencial estabilidad de las monedas digitales permite que funcionen como medio de cambio, como unidad de cuenta y como depósito de valor. Así, el respaldo permite que las monedas digitales funcionen como dinero. 

¿Quién respalda a las criptomonedas? Nadie. Los precios de las criptomonedas dependen exclusivamente de la oferta y demanda de los mercados. La falta de respaldo de los bancos centrales y gobiernos se traduce en precios que experimentan elevadas volatilidades. 

En la práctica, las volatilidades de los precios de las criptomonedas dificultan su uso en el intercambio de bienes y servicios. Estas dificultades reducen la utilidad de las criptomonedas como medios de cambio. 

Las volatilidades en los precios, además, dificultan determinar los precios de otros bienes en términos de alguna criptomoneda específica. Estas dificultades reducen la utilidad de las criptomonedas como unidades de cuenta. 

Estas consideraciones evidencian que las criptomonedas no son monedas digitales y que las criptomonedas no son dinero. Asimismo, evidencian que las monedas digitales son un tipo de moneda tradicional. Por tanto, están sujetas a riesgos que pueden tener impactos significativos en la economía. 

¿Cuáles son los riesgos asociados a la emisión de monedas digitales? En principio son similares a aquellos asociados al mal manejo de la política monetaria y a la emisión excesiva de moneda (inflación, especulación y pérdidas de poder adquisitivo). 

¿Qué razones justifican entonces que haya monedas digitales? Principalmente, una de las razones más poderosas es que tienen bajos costos de emisión; también dado que son difíciles de falsificar y cumplen las funciones tradicionales del dinero. 

¿Sustituirán las monedas digitales a las monedas y billetes físicos? En mi opinión, no es probable. Los altos índices de informalidad y el bajo nivel de inclusión financiera hacen inviable dicha sustitución en el corto plazo. 

Desde mi perspectiva, la moneda digital puede ser útil para promover el desarrollo financiero y la inclusión financiera en el país. Sin embargo, sus beneficios, riesgos y costos dependerán de las reglas de operación en los mercados. Sería necesario, por tanto, que se abriera un debate público para mejorar el manejo de la moneda digital del Banco de México. 

*Economista e investigador de la Universidad de Guadalajara 

antoniop@cucea.udg.mx

jl/I