INICIO > OPINION
A-  | A  | A+

Es un negocio 

El futbol es un negocio y no importa lo que pase. El negocio debe seguir. Ayer se anunciaron las sanciones al club Gallos Blancos de Querétaro por la riña registrada el pasado sábado durante el partido contra el Atlas en el Estadio Corregidora y que dejó un saldo de 26 heridos, tres de ellos graves. 

Las sanciones anunciadas por la junta de los dueños de los clubes de la Liga MX no son ejemplares, son medidas que no afectan significativamente ni son un precedente para que hechos tan lamentables como los registrados el sábado no vuelvan a ocurrir. 

Las sanciones son: Querétaro pierde ante Atlas 3-0, lo que lo deja con 8 puntos tras nueve fechas. Esta sanción es de risa, Atlas iba ganando el partido cuando éste tuvo que suspenderse debido a la riña. Ganar o perder el partido ante los hechos de violencia es lo menos importante en este debate. 

Dos, Gallos Blancos jugará un año, del 8 de marzo de 2022 al 7 de marzo de 2023, todos los partidos como local a puerta cerrada, es decir, sin público, sea cual sea el estadio en el que juegue. ¿Un año sin público local? Es una medida que queda a deber cuando la opinión pública pedía desafiliación del club Querétaro, eso sí es afectar, en cambio se optó por una medida no tan drástica ni ejemplar. 

Tres, el club de Querétaro tendrá que pagar una sanción económica de un millón 500 mil pesos. La cifra es menor para un equipo que paga millones a sus jugadores, y no se asignó una responsabilidad para que el club Gallos Blancos pague la hospitalización, medicamentos y atención a los heridos, incluso la indemnización a las víctimas, como sabemos ya uno de los afectados por la pelea perdió un ojo. 

En este punto también quiero señalar estas sanciones con las que sí estoy de acuerdo, la Liga MX decidió inhabilitar a la actual administración de Querétaro, integrada por Gabriel Solares, Adolfo Ríos, Greg Taylor y Manuel Velarde por cinco años de cualquier actividad de gestión y administración relacionada a cualquier club afiliado a la Federación Mexicana de Futbol. 

Así como la decisión de que el club Querétaro tendrá que venderse antes de la terminación de 2022. En caso de que no ocurra este movimiento, “la Liga MX asumirá la responsabilidad de asignar los derechos de afiliación” de acuerdo con el comunicado emitido por la propia Liga. 

Cuatro, la barra del Querétaro no podrá ingresar por tres años de local y por el momento los grupos de animación visitantes no podrán entrar a cualquier estadio de la Liga MX hasta nuevo aviso. La barra del Querétaro debió desaparecer, incluso todas las barras de los equipos de futbol mexicano, realmente no son necesarias, han demostrado a lo largo de su historia generar más problemas y conflictos. 

Aquí en Jalisco, en marzo de 2014, la barra de las Chivas agredió brutalmente a policías municipales. Para precisar este dato vi los videos de entonces, los seguidores de las Chivas golpean en la cabeza a los policías que están tirados ya en el piso sin respuesta; no digo que fue igual a lo sucedido este sábado, no, pero tampoco estuvo tan lejos. 

Ante esta violencia de las barras era necesario eliminar estos grupos de animación para que entonces las familias pudieran regresar a los estadios, sin miedo a las peleas entre las barras, pero son un negocio a mantenerse. 

La Liga MX determinó otras medidas como credencializar a los integrantes de las barras y el veto de por vida para los agresores del pasado sábado. 

mtorres@siker.com.mx

jl/I