INICIO > OPINION
A-  | A  | A+

Quinto Patio

Pues el parón económico en Jalisco va a ser inevitable. La ventaja, la Universidad de Washington (UW) ya le puso fecha; la desventaja, no sería de 14 días. La UW, dentro de sus predicciones, anota que este parón sería en septiembre, después del 20. Es decir, hay dos meses por delante para que los empresarios, las personas y, sobre todo, el gobierno se preparen.

Eso sí, la UW prevé que se necesitarán dos meses más de confinamiento, es decir, mínimo hasta noviembre, para estabilizar la situación de salud en el estado. El difícil panorama está puesto, mientras no haya una vacuna, el aislamiento obligatorio seguirá como única opción, así que a ir trabajando en un plan de contención. La previsión es, pues, muuuuuy delicada.

***

Mientras tanto, esa especie de armisticio (de lengua) entre el presidente Andrés Manuel López Obrador y el gobernador Enrique Alfaro, escuchado en la visita del primero a Zapopan, el jueves pasado, duró menos de dos días. El viernes el mandatario estatal se lanzó ooootra vez durísimo contra el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, porque regresó a Jalisco al semáforo rojo.

De cualquier manera, Alfaro decide por la libre, con su propia agenda, diferente a la federal, cargando su amenazador botón de emergencia.

***

Ahora que, rojo o naranja, a los tapatíos les da igual de qué color sea el semáforo sanitario. Pese a que la Federación colocó a Jalisco en rojo, por los crecientes casos positivos de Covid-19, a los vecinos de la urbe metropolitana no les importa demasiado; incluso, muchos confiaron que ni siquiera sabían de la existencia de los referidos semáforos hugogatellianos.

El fin de semana miles de tapatíos lo aprovecharon para salir de casa. Tanto el Centro Histórico de Guadalajara como el de Zapopan, así como algunos centros comerciales, lucieron poblados de paseantes, quienes violaron los sellos de prohibición en mobiliario público. Familias completas, en los espacios públicos pasearon sin la menor restricción, sin cumplir con el uso obligatorio del cubrebocas. ¿Virus? ¿Semáforos?

***

La cosa es que platicando acá entre nos, la gente no termina de entender lo del botón de emergencia del gobernador. Lo más reciente que dijo Alfaro, ayer, es que todavía no lo necesitamos, pero que tampoco hemos superado en Jalisco la etapa de riesgo alto. Pregonó de nuevo que la clave es la responsabilidad.

¿Cuál responsabilidad?, respondió Ramiro Hernández, presidente del PRI Jalisco. La responsabilidad de cuidarnos nosotros mismos. Sálvese quien pueda, era la conclusión del representante opositor, quien ponderaba que el riesgo es enorme y que ahí andan peleándose por los colores del semáforo entre el gobierno estatal y el federal. Que si rojo, que si na-na-na-naranja.

***

Las críticas del Comité de Participación Social (CPS) al Congreso local, aquella carta pública con 114 firmas de académicos, activistas, periodistas, investigadores y sociedad civil ¿molestó?, ¿ardió?, ¿encorajinó? tanto a los legisladores que prepararon el desquite a través de un acuerdo legislativo que hoy se prevé lo apruebe el pleno. El documento recoge su rechazo a la crítica de cómo eligieron a los tres miembros del Consejo de la Judicatura, y lo hace sin argumentos sólidos, descalificando sin ofrecer pruebas.

El acuerdo es de siete páginas, donde seis destilan harto corajito y se reitera que están en desacuerdo con el CPS. Se alcanza a notar que quien lo redactó lo hizo con la víscera, porque pierde el lenguaje de serenidad que caracteriza a los acuerdos. Digámoslo: la elección de los consejeros de la Judicatura fue sucia. Acabó en un reparto de cuotas a cuates. De ahí la respuesta furibunda a las críticas.

qp@ntrguadalajara.com