INICIO > OPINION
A-  | A  | A+

Quinto Patio

El gobernador Enrique Alfaro Ramírez llama a no polemizar ni confrontar por el tema del Covid-19, y ¿qué creen?, pues es lo primero que hace. Trae pleito directo con el subsecretario de Salud federal, Hugo López-Gatell, por el tema de las pruebas rápidas. Alfaro sigue terco con que a Jalisco deben llegar pruebas rápidas, llamó mentiroso (uno de los calificativos favoritos de su arsenal) a López-Gatell y lo acusó de no contestarle la llamada; claro, el funcionario aclamado en redes sociales ha de tener cosas más importantes qué atender, como una pandemia en México, por ejemplo.

Vaya, lo dijo en un video (como ya se acostumbró a hablar, con una cámara que no pregunta nada), que él tiene otros datos y que sí hay pruebas rápidas certificadas. No le importa a Alfaro que la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y la FAO digan que no son confiables ni efectivas, tons seguro han de estar confabuladas con López-Gatell para impedirle al gobernador que compre, compre y compre. Alfaro mismo lo acepta, no es experto, y debería dejarle estos temas a quienes sí saben. O, ¿será que la OMS, OPS y demás nos han mentido todo este tiempo respecto al Covid-19? ¡Ja!

***

Relacionado con lo anterior, pero en otro espacio, resulta muuuuy claro que las cúpulas empresariales de la entidad cerraron filas con el gobernador Enrique Alfaro para reclamar apoyos al gobierno federal en materia del pago de impuestos, pero que además políticamente le sirven para mostrar músculo ante el conflicto que se armó o que armó por la compra de pruebas rápidas de Covid-19.

Sin embargo, los empresarios jaliscienses siguen sin mirar lo que pasa en casa y no han exigido que se trans-pa-re-nte lo que sucedió en torno a la compra fallida de esas pruebas y el proceso que se siguió; es más, ni siquiera han molestado al gobierno local con exigencias sobre impuestos estatales, como por ejemplo, el de 2 por ciento sobre nómina. O sea…

***

Los diputados locales vuelven a sesionar en tiempos de contingencia sanitaria para dar el visto bueno a los ayuntamientos al modificar sus leyes de ingresos y aprobar los apoyos anunciados que ayuden a sobrellevar las consecuencias de esta pesada pandemia en la que, anotemos, los jaliscienses cumplimos hoy tres semanas enclaustrados como monjes cartufos, tras la exhortación estatal.

Pero, volviendo al tema de los legisladores locales, señalemos que no se ponen de acuerdo en cuanto a la creación o no de un comité de vigilancia con participación ciudadana que revise las compras que se hacen en esta pandemia y el uso de los recursos públicos. Hoy lo hará público en la sesión plenaria la priísta Mariana Fernández, y aún no tiene consensos. La pregunta que asalta es si los intereses políticos están por encima de la vigilancia para evitar la corrupción.

***

Continuando con lo anterior, en su sesión de hoy está previsto que el pleno del Congreso del Estado aborde una iniciativa del gobernador que deroga el artículo 7 de la Ley de Salud del Estado de Jalisco, y que abroga la Ley del Organismo Público Descentralizado (OPD) que se denomina Régimen Estatal de Protección Social en Salud de Jalisco y establece las bases para liquidar y extinguir el OPD del mismo nombre.

O séase, en otros términos, los diputados locales finalmente van a tener que decirle bye, bye, bye (con sonrisa de oreja a oreja) al ya difunto, putrefacto y aún no enterrado Seguro Popular, que tantas millonarias transas, enorme opacidad e intensos dolores de cabeza causó en Jalisco y que, para variar, hasta tiene en proceso penal a funcionarios de la Secretaría de Salud de la anterior administración estatal. Estaremos informando.

qp@ntrguadalajara.com

jl/I