INICIO > OPINION
A-  | A  | A+

Quinto Patio

Pues eso de hablar de frente y directo al gobernador Enrique Alfaro pareciera que sólo se le da ante la cámara. Porque ya frente al presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, se ablandó y hasta sudó (fue tendencia #SudoComoAlfaro). Quién sabe si sería sudor de contención de una gritoneada a la, seguramente para él molesta, youtuber que lo cuestionó, y que esto pudiera desencadenar en una confrontación con el mandatario federal, o porque de plano no sabría qué contestar. Lo ignoramos. Recordemos como antecedente su frase que podría inmortalizar en una de sus paredes el Museo del Periodismo: “No contesto estupideces”, que desconocemos si se aguantó ayer de proferirla. 

La cosa es que los reclamos, dimes y diretes que se traían ambos desde sus espacios de grilla y trabajo, una vez que estuvieron reunidos en Zapopan, quedaron atrás. Ahora el discurso fue de unidad y coordinación. ¿Cuánto durará esta cordialidad de políticos en tiempos preelectorales? Hagan sus apuestas, uno, dos o tres días antes de que Alfaro vuelva a decir que nomás no hay apoyos para Jalisco, que esto y que lotro y que lotro. Mientras tanto, ya anunciaron, oooootra vez, que la Línea 3 del Tren Ligero va a ser inaugurada ora sí. ¿Será está la buena? Con la experiencia anterior, en las redes ya nadie cree que el 1 de septiembre arranque operaciones, e incluso se hacen la pregunta, ¿de qué año? 

*** 

Las manifestaciones tras la visita de AMLO a estas tierras del tequila brotaron cual agave azul. Las hubo en contra, a favor o, en otros casos, exigiendo solución a apremiantes necesidades, más allá de la aprobación o no al presidente de México. Subidas de tono, las protestas y los apoyos a la figura presidencial ocurrieron afuera de los sitios donde López Obrador se presentó en Jalisco, y aquello terminó en una sarta de insultos entre simpatizantes y opositores. 

Mientras el circo de altisonantes acaparaba la escena, quienes acudieron por una necesidad urgente, como demandar que se busque a un familiar desaparecido, se apoye a niños con cáncer o se les pague a profes a los que desde hace meses las autoridades educativas les deben su sueldo, las exigencias se perdieron en el barullo. En la camioneta en que viajaba el presidente algunos lograron introducir sus peticiones cuando alguien bajó la ventanilla del vehículo… No fuera la mamá de El Chapo, porque si no… 

*** 

Desaparecedores de personas eran vecinos de los policías de El Salto. Parece que tuvieron la idea de llevar su miserable oficio de asesinar y enterrar personas a un lugar muy seguro, a sólo tres cuadras de las instalaciones de la comisaría. Y, bueno, a cuatro días de iniciadas las investigaciones, los elementos municipales mencionaron que ellos no sabían nada al respecto, que se trataba de un asunto de la fiscalía y sanseacabó. O sea, la polecía siempre en vigilia. 

Quién sabe cuántas personas hayan enterrado en esta nueva fosa clandestina, pero parece que tiene una dinámica distinta a otras de las que se habían encontrado recientemente. Dicen que en esta excavación sí sacaron cuerpos enteros y no destazados, como en las otras. Y sólo es una de las varias que la fiscalía tiene pendientes, pues entre que no pueden avanzar por el coronavirus o por los gases de descomposición, la verdad es que ya sólo se puede esperar que todo esto termine algún día… día que no parece llegar… 

***

Ya nomás por ser preguntones profesionales: ¿como a cuántos entorilará el ex de Pemex Emilio Lozoya? O sea, ¿a muchos o a poquitos meterá al toril de las transas cometidas? El que ya brincó al ruedo sin capote es el PRI, que asegura no tener registro de que ni “un solo día” haya militado Lozoya en el tricolor. ¡Ja! 

qp@ntrguadalajara.com

jl/I