INICIO > OPINION
A-  | A  | A+

Controversia entre Notimex y Signa Lab

El espacio público ha requerido, históricamente, momentos importantes para la inserción y ampliación, precisamente en la dimensión pública del Estado. Las estructuras políticas que surgieron posteriores a la Declaración Universal de los Derechos del Hombre y del Ciudadano, aprobada en la Asamblea Francesa en 1789, marcaron un poderoso cambio de antiguo y nuevo régimen. 

El desarrollo de las democracias contemporáneas, sustentadas fundamentalmente en la representación, marca la dimensión de intervención de las personas en su carácter ciudadano, circunstancia que deja de manifiesto los derechos que tenemos las personas al vivir en un estado de derecho.  

La información se constituye en uno de estos factores de intervención en el Estado básicamente por el hecho de que ésta constituye el factor fundamental para la toma cualitativa de decisiones en el mundo en el que vivimos. 

El trabajo de Signa Lab, Artículo 19 y su difusión en el portal de Aristegui Noticias ha sido presa de una arremetida desmesurada de ataques contra esas instancias en el escenario de lo que se denomina las redes sociales, a partir de una investigación de amplia data que muestra el manejo de áreas de opinión desde las propias estructuras de Notimex, actuando más que como una agencia noticiosa en una de propaganda, actualmente en huelga. 

Si bien el campo de los medios llamados tradicionales ha tenido una muy larga historia de encuentros y desencuentros con diferentes gobiernos y actores de diversa naturaleza, finalmente algunos equilibrios se han logrado con la intervención ciudadana, a través de diversas fórmulas que han generado condiciones de intervención y participación social diferentes. Sin embargo, la nueva zona de los espacios informáticos ha planteado y plantean esquemas diferentes de presencia de ideas y actores en el denominado espacio público virtual. 

De acuerdo con la Asociación de Internet MX, el crecimiento de internautas de 2006 a 2018 pasó de 20.2 a 82.7 por ciento. El crecimiento de la telefonía celular pasó de 31.1 en 2013 a 58.3 en 2019, con el elemento agregado de la convergencia tecnológica que esto representa y, con ello, el impacto sobre los usuarios que se convierten en audiencias. Los temas de mayor relevancia, según el Inegi, en el uso de las tecnologías son para comunicarse y la obtención de información, que llegan hasta 89 por ciento. Hootsuite señala que tenemos una proporción de 89 millones de usuarios de Internet. 

Según la agencia EFE, el tiraje actual del impreso El Universal es de 180 mil ejemplares y sus lectores diarios suman en promedio 285 mil, según la consultora Ipsos EGM, que lo sitúa como líder nacional de los periódicos formales. 

Si ponemos en contraste la diferencia de alcance entre una tecnología y otra no es difícil ver que, en la convergencia de tecnologías, hay un universo diferente de impacto sobre las audiencias y hay una reconstitución de un escenario, como ya se dijo, de espacio público que no es estatal, sino ciudadano. 

En los resultados de la controversia entre Notimex y Signa Lab, Artículo 19 y Aristegui Noticias se dará una dimensión ética y otra legal en relación con la cooptación de las granjas de bots para que, al margen de la ciudadanía, conviertan temas en contenidos impuestos y no representativos de la opinión de las audiencias. Y, sobre las audiencias, será necesario observar que éstas se componen de ciudadanos. 

armando.zacarias@csh.udg.mx 

jl/I