INICIO > OPINION
A-  | A  | A+

Quinto Patio

Orgulloso de las cifras de incidencia delictiva, el gobernador Enrique Alfaro presumió que se mantiene a la baja la incidencia total de 2020. ¡Quihubo! Pues, sí, pero para nada, ni por error, se le ocurre hacer, aunque sea una mención breve, de que todos esos delitos que no se cometieron tienen que ver con que la gente no estaba en la calle, estaba confinada, ni que los vehículos tenían menos desplazamientos como parte de la contingencia sanitaria. Una mencioncilla, pues, ái como para matizarle algo, pues. 

Parece que la estrategia de seguridad se ha contentado con presentar números desinflados de delitos cometidos en los meses de pandemia coronavirulesca. Y hay gente que le aplaude. En su publicación de Facebook que mencionaba las cantidades de delitos, hay gente que le echa flores al mandatario estatal. Hasta parece como que esos comentarios tenían mano negra, porque eran contados los que opinaban que no estamos para festejar. El comentario malévolo es que, con empresas de comunicación generosamente financiadas por los naranjas, bueno… 

*** 

Parece que la elección de los próximos magistrados será sin problemas, porque ya hay acuerdo con el grupo de la Universidad de Guadalajara. La pandemia ayudó a suavizar el ¿diferendo?, ¿pleito?, entre los mandones udegeistas y el Ejecutivo, porque ahora se dice que ya hay acuerdo en cuanto a los espacios que tendrían los primeros. El reparto del pastel casi está a punto de turrón. Hasta el momento se habla que pudieran darle al grupo un consejero en la Judicatura, en octubre que se vence el próximo, y le tocaría un magistrado, y con eso aseguraría espacios importantes. 

Al fin y al cabo, recordemos, son nueve magistraturas, así que hay para repartir y que todos queden a gusto con su cuota. En el caso de Morena, está calladita, pero se dice que la sorpresa es que le darán un magistrado, el cual nunca ha negado que quiera. En el Congreso quieren hacer sus nombramientos antes de que acabe el año, porque si no se ponen las pilas los tiempos se pueden complicar para poder aplicar exámenes y elegirlos. Hasta ahorita todos están muy serenos; al rato los veremos con prisas. Los amarres, ¡vaya que tranquilizan! 

*** 

Cuando por fin el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, le da audiencia al gobernador Enrique Alfaro y compañía, lo que muchos supondrían o pensarían es que aprovecharían para decirle tooooooodo lo que le tienen que decir de frente, pero, como en su visita del mandatario federal a Jalisco pronosticamos, que el ex alcalde tapatío podría de nuevo sudar la gota gorda. Ya se está arrepintiendo junto con su escuadrón de gobernadores opositores. 

Y es que, ahora, los 10 mandatarios estatales ponen condiciones. Si no las acepta la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago), pues resulta que no van a participar en esa instancia. Le harán fuchi. Argüenderos, argüenderos, pero a la hora de la hora, le sacan. Eso sí, después que no le echen la culpa a López-Gatell de que la pandemia se descontrola aún más, pues ya lo dijeron, seguirán sin hacerle caso. Ni un miau le mandarán al subsecretario de Salud. 

***  

Es sábado 8 de agosto. Con uniforme, rostros cubiertos, armados, a plena luz del día, estacionan una camioneta y se introducen a un negocio de la colonia San Gaspar, en Tonalá. Se presentan como de la Fiscalía del Estado. Exigen salga el comerciante Carlos Javier Flores para una “revisión de rutina”, la cual no realizan. Lo suben al vehículo y parten con rumbo desconocido, como se observa en videos. Desaparecieron al comerciante. Uno más entre miles. La Fiscalía del Estado dice que los desconocidos no son de la corporación. Eso sucede en Jalisco, tierra de desaparecidos, fosas clandestinas e impunidad. 

qp@ntrguadalajara.com

jl/I