INICIO > OPINION
A-  | A  | A+

Quinto Patio

El gobernador Enrique Alfaro volvió a arremeter contra sus críticos. En este caso, contra los académicos de universidades como la UdeG o el ITESO. Que dizque él no está para debates desos técnicos o académicos, que pa qué. Que por algo es el gobernador y se hará lo que él diga nomás porque él lo dice, aunque no tenga ni pies ni cabeza.

De hecho, hasta aseguró que se inventan estudios y más estudios para desacreditar sus políticas. Como si los académicos no tuvieran nada mejor que hacer que tratar de echarle a perder seis años a un gobernador que no entiende razones y que, como dijera “ya saben quién”, siempre tiene otros datos y si su dedito dice que no, pos es no. Si se parecen, ¿a poco no?

***

El que estuvo haciendo berrinche fue el diputado con licencia de Movimiento Ciudadano (MC) Salvador Caro, quien fue el único que públicamente protestó por la llegada a la candidatura a Guadalajara de Pablo Lemus, al grado de dejar tirada la candidatura a diputado local por el distrito 9. En realidad, creía que podría ser diputado plurinominal, luego de que Lemus renunció, y dejar de hacer campaña pie-tierra y tener un puesto seguro con su gente, pero no lo consiguió.

Quiso dejar la candidatura que se pelearía por tierra y quedarse con la fácil, se la negaron y se quedó sin una y sin la otra, y, lo peor, poniendo en duda el trabajo de su gente, y sin poder sugerir nombres de suplentes en la planilla. Falta ver si en el Ejecutivo lo rescatan y le dan un premio de consolación, como ocurrió con los morenistas Ismael Espanta y Patricia Meza, quienes consiguieron regidurías en sus lugares de influencia y, desde antes, plazas para su gente en los ayuntamientos. Ellos sí supieron venderse bien.

***

Ayer se presentó la planilla de Pablo Lemus a Guadalajara y se esmeraron en señalar que apoyaban la paridad de género al poner mujeres en regidurías, sindicatura y su suplente, y hasta en diputaciones. Pero todo es jarabe de pico naranja, vamos, porque cuando se trata de poner a una mujer en las candidaturas más relevantes, no lo hacen.

Hubo la oportunidad de hacerlo en las candidaturas, ya sea para Guadalajara o Zapopan, y los que realmente deciden en el partido naranja prefirieron que el grupo de Lemus dobleteara y se quedara con los dos municipios más grandes del estado. ¿Les resultará caro (con minúscula) electoralmente?

***

El diputado local Luis Munguía, a quien ni en MC ni en Morena lo quisieron o le hicieron el feo para que fuera candidato a alcalde, pese a tener un apoyo social fuerte, ahora irá con la bandera del PVEM, que lo cobijó y cree que puede cosechar una buena votación.

Antes, sus compañeros naranjas presumían que era el mejor en Puerto Vallarta, que todo mundo lo conocía y lo quería, que buscaban tomarse con él la selfi de rigor, y hasta fueron a la megafiesta promoción que organizó en su cumpleaños, antes del Covid. Y ahora lo dejaron solo y dicen que ni votos tiene. Entre políticos te veas…

***

Luego de los relajos en los tres días de vacunas aplicadas en Guadalajara a las personas con más de 60 años, la novedad es que el titular de Salud, Fernando Petersen, anticipó que presentaron a la Secretaría de Bienestar federal un sistema para generar citas en las próximas etapas de vacunación y meterle orden al programa.

Y vaya que se necesita una estrategia eficiente. La desinformación es tal, que ni un estudiante primerizo de Ciencias de la Comunicación cometería tales fallas. Ayer, por ejemplo, todavía llegaron a temprana hora viejitos y viejitas a vacunarse para, ipso facto, ser retachados por desinformados. De nada les sirvió la levantada con los primeros quiquiriquí de los gallos.

qp@ntrguadalajara.com

jl/I