INICIO > OPINION
A-  | A  | A+

Quinto Patio

Dimos cuenta de cómo, con cámaras, luces y grabadoras, el presidente municipal de Tlajo, Salvador Zamora, enojado con el pésimo servicio de recolección de basura de Caabsa Eagle, fue hasta las oficinas de la empresa a dejar como protesta cinco toneladas de desechos. Solo que… las oficinas de la compañía chiqueada de las administraciones municipales metropolitanas están en la colonia Arcos Vallarta… en Guadalajara. Y, ante el cochinero, los vecinos se quejaron, y el alcalde tapatío, Pablo Lemus, hizo eco, cuestionó a Zamora de por qué no arrojó la basura en la planta de transferencia de la empresa, ubicada en La Cajilota, precisamente en Tlajo, y exigió que su homólogo dé una disculpa pública a la ciudad.

Peeeeroooo, el edil de Tlajo no se disculpó y bateó lo de La Cajilota. Sí escribió que quiere y tiene un profundo respeto por GDL, y que no pretendió ofender a los tapatíos. Aunque, ¿advirtió?, ¿subrayó?, ¿futurizó?, que prepararía nuevas bolsas con basura (bueno, no lo mencionó así, pero casi) para irlas a arrojar no solo a Tlajo, sino a Zapopan, Tonalá, Querétaro o Ciudad de México si Caabsa tuviera oficinas en esos municipios y ciudades. Así que, aguas, están advertidos. Intuimos que Tlajomulco no será, como Zapopan, ciudad hermana de GDL.

***

El gobierno del estado cumplió su advertencia a Héctor Flores y al colectivo Luz de Esperanza. Sí, el "gobierno abierto y comprometido" con las familias de desaparecidos le negó el diálogo a Héctor, que tiene desaparecido a su hijo desde mayo de 2021. No lo buscan, no los dejan buscar y, ahora, de plano ya le negaron la comunicación y el trabajo en conjunto, un derecho que tienen todas las víctimas, pero que el gobierno se niega a cumplir a Luz de Esperanza por convertirse en un colectivo incómodo al mostrar la realidad de la desaparición de personas en el estado, esa que el gobierno y el gobernador quieren bajarle focos de atención.

Ahora le dijeron que se reunirán con él solo en las mesas de trabajo, esas que se reúnen hasta que no soportan la presión mediática que ejercen las familias y que al final del día sirven de nada.

***

Tres arroces que despertaron el apetito del gobernador ya se cocieron. Están listos para que la mayoría de los diputados del Congreso del Estado les pongan el toque final con un puñito de sal, caldo de pollo en cubo y su cebolla para que amarren. El primer arroz que le servirán de platillo es la declaratoria de la reforma constitucional para la traída, llevada y también cuestionada reforma del pacto fiscal con la Federación.

Los otros dos arroces son el visto bueno de los legisladores locales a los convenios de coinversión para las obras de la línea 4 del Tren Ligero y la ampliación de la planta de tratamiento de aguas residuales El Ahogado. Por lo pronto, hoy se convoca en el Congreso a una sesión solemne, una sesión ordinaria y dos extraordinarias. Veremos cuántos arroces cocidos le servirán al gobernador, como platillos especiales, tal y como los pidió, a la carta y sin moverles ni una coma. ¡Ah, no! Eso es en otro escenario… ¿O no?

***

Iren, la Comisión de Participación Ciudadana, Transparencia y Ética del Servicio Público del Congreso local tiene listo el dictamen de acuerdo legislativo que aprueba la convocatoria para elegir a las comisionadas presidenta y suplente del Instituto de Transparencia (Itei, en resumen).

La cosa es que especialistas advierten que la convocatoria tiene pifias; o, si se quiere, ilegalidades. Por ejemplo: invade atribuciones del Consejo Consultivo del Itei, como es determinar quiénes serán los que elaboren el examen de conocimientos a las aspirantes al hueso, que diga, al cargo, y al incorporar un ensayo como evaluación extra. ¿El pleno aprobará así la convocatoria? ¿O habrá borronazo y ajuste de última hora?

qp@ntrguadalajara.com

jl/I