INICIO > OPINION
A-  | A  | A+

El fuego que viene 

Australia fue devastada por la peor temporada de incendios en su territorio. Desde septiembre de 2019 hasta febrero de este año el fuego arrasó el territorio australiano con casi 12 millones de hectáreas, causando la muerte de al menos 27 personas y un aproximado de mil millones de animales nativos. Muchas causas originaron este desastre, desde la prolongada sequía experimentada a partir de 2017 hasta las extremas temperaturas propias de ese territorio. Además, con los incendios se emitieron cerca de 400 toneladas de CO2, que se sumaron a los 6 mil 375 millones de toneladas de CO2 producto de la quema de carbón. 

De acuerdo con información del servicio europeo Copernicus sobre el cambio climático, el pasado enero fue el más caliente de la historia registrada en el planeta. Debido a las actividades humanas causantes de las emisiones de gas con efecto invernadero, el planeta subió +1°C con relación a la era preindustrial y pronostica que, si se mantiene este ritmo, podría subir 4ºC o 5°C cuando termine este siglo. Los pronósticos se presentan poco halagüeños. La amenaza de más incendios es cada vez más inminente. 

México estará experimentando más calor conforme llegue la primavera y el verano. De acuerdo con información del Servicio Meteorológico Nacional de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), cerca de 56 por ciento del territorio nacional está en un ambiente seco y se prevé que 2020 sea el segundo con menos lluvias desde 1953. Nos espera un verano muy caluroso y un periodo de estiaje peligroso y propicio para los incendios en el territorio nacional. ¿Estamos preparados para los incendios que vienen? 

Con datos publicados por la Comisión Nacional Forestal (Conafor) del 1 de enero al 31 de diciembre de 2019, en el país se registraron un total de 7 mil 410 incendios forestales en todas las entidades federativas que afectaron a 633 mil 678 hectáreas. Si bien ese número de incendios representa una sensible reducción de los experimentados en 2011 (12 mil 113), lo preocupante es que con un menor número de incendios la superficie afectada fue mayor, con 85.5 por ciento en 2019, que supera todas las experimentadas desde 1998. 

El presupuesto de la Conafor pasó de casi 8 mil millones de pesos en 2015 a 2.5 mil millones de pesos en 2020, lo que significa una reducción de 56 por ciento con relación a 2015, mientras que el número de incendios, de 2015 a 2020, aumentó un 48. En este período es posible establecer que hay una relación directa: entre menor presupuesto destinado al combate a los incendios, mayor es la proporción de incendios (y el área siniestrada). 

Ahora bien, del total de incendios ocurridos en el territorio nacional, en 2019 Jalisco tuvo 587, lo que significa estar en el cuarto lugar del resto de las entidades federativas, pero el primero en superficie afectada con 72 mil 268 hectáreas. En lo que va del año, en el estado se han experimentado 21 incendios, que han devastado 668 hectáreas. Para este año, la Secretaría de Medio Ambiente y Desarrollo Territorial (Semadet) de Jalisco cuenta con un presupuesto de 87 millones 130 mil 283 pesos para el Programa de Manejo del Fuego. 

Además de la inevitable propagación del Covid-19 y después de haber sufrido en años pasados las contingencias ambientales con motivo de los incendios forestales; con el anuncio de que este año será el más caluroso de la historia, y la reducción del presupuesto para la contratación de personal para integrar las brigadas para combatir los incendios, lo único que nos queda por hacer es esperar el fuego que viene. 

iortizb@gmail.com

jl/I