INICIO > OPINION
A-  | A  | A+

Consecuencias de la inflación Parte II

La semana pasada el Inegi reportó que, en junio, la inflación alcanzó una tasa de crecimiento interanual de 7.99 por ciento. Así, la inflación registró 15 meses consecutivos fuera del rango de la tasa objetivo del Banco de México (3 ± 1 por ciento). 

Los datos evidencian que la inflación no afectó a todos bienes y servicios de la misma manera. A manera de ilustración, los precios de los alimentos, bebidas y tabaco y de los productos agropecuarios aumentaron, respectivamente en 11.84 y 15.02 por ciento. 

Según el Imco, los bienes y servicios que consumieron las personas de más bajos ingresos aumentaron en 9.78 por ciento. Por contraste, los bienes y servicios que consumieron las personas de más altos ingresos aumentaron en 7.92 por ciento. 

Los datos muestran que la inflación ha perjudicado en mayor proporción a las personas de menores ingresos y a aquellas más vulnerables. Los datos, por tanto, sugieren que la inflación ha promovido la desigualdad económica. 

La inflación no solo ha empobrecido a las personas de menores ingresos. De hecho, hay alguna evidencia de que el empobrecimiento de las personas ha sido directamente proporcional a su carencia de patrimonio en bienes inmuebles, joyas y activos bursátiles. 

La inflación también ha perjudicado a los asalariados porque los precios de bienes y servicios han aumentado más que los salarios. De hecho, cabría esperar que estas pérdidas de poder adquisitivo pronto se reflejen aumentos de la pobreza por ingresos laborales. 

La población del país ya está experimentando las primeras consecuencias de la inflación. En este contexto, resulta preocupante que no haya indicios de cambios en las políticas fiscales y monetarias. La inflación podría inducir retrocesos considerables en el desarrollo del país. 

En mi opinión, se requieren acuerdos urgentes entre todos los sectores y agentes económicos para estabilizar los precios en el país. Si no fuera así, la inflación, en el mejor de los casos, se ubicará en el rango de la tasa objetivo del Banxico hasta después de 2023. 

*Economista e investigador de la UdeGuadalajara

antoniop@cucea.udg.mx

jl/I