INICIO > OPINION
A-  | A  | A+

Necesaria, una visión para el medio ambiente

Se llegó la hora de gobernar en unidad, con las interacciones y acuerdos entre gobernantes y gobernados, que realmente generen oportunidades y solucionen los problemas de los ciudadanos, y seguir construyendo las instituciones y normas necesarias para generar los cambios que urgentemente se necesitan. 

El Área Metropolitana de Guadalajara será gobernada por alcaldes de Movimiento Ciudadano, al obtener la mayoría en Guadalajara, Zapopan, Tlajomulco, El Salto y Tlaquepaque. Llama la atención las propuestas que, sobre el medio ambiente, presentaron a la ciudadanía siendo candidatos. 

En Guadalajara, Pablo Lemus insistió en un modelo de parques de bolsillo, que en cada esquina haya un espacio verde, instalar paneles solares en oficinas públicas, mejorar los salarios y equipo de brigadistas municipales y estímulos fiscales para empresas y casas-habitación que tengan características medioambientales. 

Instalar paneles solares y sistemas de captación de lluvia en 200 escuelas de Zapopan, y reforzar la educación ambiental, propuso Juan José Frangie. 

Sergio Chávez, en Tonalá, expuso que terminará el contrato con la empresa concesionaria del servicio de recolección de basura Caabsa Eagle, por la contaminación que genera el basurero de Matatlán y Los Laureles. 

Otros candidatos que llegarán como regidores por la vía plurinominal, se lucieron prometiendo la plantación de un millón de árboles o la siembra diaria de 913 árboles, también la vigilancia del bosque La Primavera con cámaras termográficas, drones bombero y reforestaciones; así como la captación agua de lluvia en La Primavera con macrotanques donde se almacenarán 175 millones de metros cúbicos de agua de lluvia que estarán disponibles los 365 días del año. 

En general, lo que se observa con las propuestas es desconocimiento de las facultades municipales, estatales y legislativas, y falta de seguimiento a programas ya planeados en administraciones anteriores. La tentación de inventar el municipio cada tres años lo llevan en la sangre. 

Son propuestas genéricas y que sólo abordan el qué harían, pero no cómo implementarían el desarrollo de sus propuestas. Son propuestas de apagar fuegos y, en realidad, se requiere una planeación profunda. Entre ellas, asumir el cambio climático, que ya ha mostrado sus consecuencias a nivel local con la sequía de este año. 

Los grupos ecologistas y los académicos dedicados al estudio del medio ambiente señalan que los candidatos toman como bandera la escasez del vital líquido, pero no tienen una solución de fondo a la gestión del agua, y las propuestas son pobres. No se observa una estrategia coordinada que ataque el problema de raíz. 

Una forma de afrontar el problema del medio ambiente por los alcaldes electos es asignar el presupuesto que tendría y sustentar las propuestas, ya que algunas de sus acciones sólo se pueden resolver a nivel federal o con una intervención metropolitana o regional. 

Para el bosque de La Primavera las medidas son sólo reactivas, como poner drones de vigilancia, y no hay mecanismos de prevención, como el cierre o regulación de la asistencia de visitantes y de las actividades de recreación o deportivas que se realizan durante la temporada “de secas”. 

Para dar viabilidad a las propuestas es necesario el involucramiento de los gobiernos municipales del área metropolitana, con asociaciones civiles, investigadores y técnicos, mediante proyectos de seguimiento que cuenten con mecanismos que garanticen su aplicación a largo plazo y la participación ciudadana es clave para la generación de conciencia en el cuidado del medio ambiente. 

Después del proceso electoral es tiempo de unidad, de combatir lo que el papa Francisco llama “la enfermedad mortal de la división”. El reto es “trabajar unidos, reconociendo el valor incalculable de toda persona” se puede lograr el objetivo de un México justo y en paz. 

ocenoazul@live.com.mx

jl/I