INICIO > AULA
A-  | A  | A+

Energías renovables, su centro de investigación

FAVORITO. A pesar de que su vida laboral comenzó en el sector industrial, la búsqueda inesperada lo llevó a formarse como profesor. (Foto: Mónika Pérez Neufeld)

El estudio de energías naturales y la creación de artefactos que funcionen a través de éstas es el centro de las investigaciones de Alejandro Garza Galicia, quien a través de la Universidad del Valle de Atemajac (Univa) desarrolla su más grande pasión acompañado de sus alumnos.

Desde hace 22 años forma parte de la plantilla académica de la Univa, lugar que le abrió las puertas para continuar con sus investigaciones y adentrarse al mundo de la docencia; es por esto que actualmente es el responsable de la investigación en energías renovables y ambientales de esta institución; además, desde 2008 le dedica tiempo completo a la academia.

Es químico industrial por el Colegio Nacional de Educación Profesional Técnica (Conalep), cuenta con una carrera en ingeniería mecánica por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), una maestría en ingeniería de procesos y doctor en energía; ambas en la Universidad de Guadalajara (UdeG).

A pesar de que su vida laboral comenzó en el sector industrial, la búsqueda inesperada lo llevó a formarse como profesor; labor que se ha convertido en otra de sus cosas favoritas.

NTR. ¿En qué momento llega a la Univa?

Alejandro Garza Galicia (AGG). Llegué por ahí de 1997. Un compañero de la planta donde trabajaba me comentó que él estudiaba aquí y un día me pidió ayuda para algunas cosas, me interesé por saber más sobre la universidad y llegué por iniciativa propia. En ese entonces vine a preguntar y por cosa del destino había una vacante para la materia en la que me especializaba; pues ya había impartido clases en la UNAM y así es como me quedo a dar clases aquí.

Inicié como profesor de asignatura y combinaba mis actividades del sector laboral con la academia. Para el siguiente periodo me aprobaron para otra materia y así sucesivamente hasta que ya casi llenaba todo mi día y fines de semana, por lo que en 2008 tomo la docencia de tiempo completo y más porque empezamos a hacer experimentos con alumnos y la investigación me toma todo el día.

NTR. ¿Cómo descubre ese gusto por la docencia?

AGG. Viene desde que estaba estudiando en la UNAM, donde fui becario; así empecé a participar en diferentes proyectos y actividades que me involucraron en la parte de la investigación y con alumnos. Esta estructura me permite dar clases de laboratorio y ahí empiezo a tener ciertas satisfacciones por compartir mi conocimiento; además de que es un área en la que puedo desarrollar proyectos y cuestiones matemáticas que normalmente son difíciles para los alumnos.

LOGROS. El contexto en el que se mueve es el de aspectos en producción de energía limpia y algunos proyectos han sido sustentados por el Consejo Estatal de Ciencia y Tecnología de Jalisco.
___________________

NTR. ¿Qué hacía antes de la vida académica?

AGG. Siempre me desarrollé en el sector industrial y en mis inicios era becario en la UNAM. Trabajaba en relación a la ingeniería de procesos en diversas empresas, pero siempre buscaba combinar ambos sectores: el académico y el industrial.

NTR. ¿Qué investigaciones destacaría de su trayectoria?

AGG. El contexto en el que me muevo es el de aspectos en producción de energía limpia; aquí he hecho algunos proyectos que nos ha sustentado el Consejo Estatal de Ciencia y Tecnología de Jalisco y dos de ellos ya tienen una propiedad intelectual de la Univa y una yo, como el creador. El primero fue la estufa solar híbrida en la que buscamos aprovechar la luz solar para transformarla en energía para empezar un cambio en los esquemas del uso en las personas y reducir el gasto de gas natural.

El segundo proyecto es un sistema de iluminación municipal que tiene como principio el aprovechar el arrastre que tiene el viento cuando los vehículos se desplazan en avenidas o autopistas, el cual genera un movimiento que es energía y que combinado con paneles fotovoltaicos pueden ser una opción para cargar una lámpara y que esta ilumine sólo cuando es necesario. Está dotado con un microprocesador que administra la operación del dispositivo, pues capta la presencia de automóviles o transeúntes y cuando se necesita, ilumina, cuando no, permanece apagado. Esperamos que a corto plazo se pueda tener este sistema en nuestras vialidades.

Tenemos también proyectos de sistema de energía propia por fuerza muscular que aún están en la búsqueda de la propiedad intelectual.

NTR. ¿Qué le ha aportado el trabajar investigaciones con alumnos?

AGG. Muchas de mis investigaciones han salido con el apoyo de los estudiantes y ha ido muriendo cada uno de los proyectos. Hay muchachos que ahorita ya están dentro del sector y han tomado este trabajo para tratar de explotarlo; cuando regresan y me platican lo que hacen, como docente es satisfactorio pues el tiempo que se le dedica al estudiante es dentro y fuera. Es satisfactorio llamarlos colegas y compartir conocimientos o investigaciones con ellos.

NTR. ¿Qué viene para sus proyectos?

AGG. Por supuesto que seguiremos con el impulso de nuevos proyectos; ahora tenemos uno de un sistema de energía solar en el complejo deportivo de la Univa que será utilizado para mantener el agua caliente a través de paneles solares de tamaño industrial que funcionan con una pila que almacena la energía solar. Buscamos que este proyecto pueda salir a la industria.

También hay otros sobre la trata de aguas y el desarrollo de herramientas. La investigación dentro de esta institución sigue en pie.

Perfil

Alejandro Garza lleva 22 años siendo parte de la plantilla académica de la Universidad del Valle de Atemajac (Univa), lugar que le abrió las puertas para continuar con sus investigaciones y adentrarse al mundo de la docencia; gracias a esa oportunidad, actualmente es el responsable de la investigación en energías renovables y ambientales de esa institución; además, desde 2008 le dedica tiempo completo a la academia.

Es químico industrial por el Colegio Nacional de Educación Profesional Técnica (Conalep), cuenta con una carrera en ingeniería mecánica por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), una maestría en ingeniería de procesos y doctor en energía; ambas en la Universidad de Guadalajara (UdeG).

A pesar de que su vida laboral comenzó en el sector industrial, la búsqueda inesperada lo llevó a formarse como profesor; labor que se ha convertido en otra de sus cosas favoritas. Redacción

Destino

En 1997 llegó a la Univa preguntando si había algún puesto disponible y casualmente –como califica el profesor– había una vacante en la asignatura de su especialidad

JJ/I