INICIO > OPINION
A-  | A  | A+

Quinto Patio 

Uno, Luis Carlos Vega Pámanes, terminó inhabilitado por el Congreso del Estado en 2018, luego de ocultar sus antecedentes penales y mentir para obtener el nombramiento de magistrado; otro, Celso Rodríguez González, se opuso a la reforma del Poder Judicial del estado a través de entablar procesos judiciales, y este sábado dejó su cargo y fue por sus triques a su oficina. Ambos fueron presidentes del Supremo Tribunal de Justicia del Estado (STJE), antecesores de Ricardo Suro Esteves. Cada uno salió en distintas circunstancias, pero lo hicieron por la puerta de atrás. Uno en el sexenio anterior, otro en el que está apenas en curso. 

Vega Pámanes tenía en su contra siete solicitudes de juicio político y la sanción original era de inhabilitarlo por 13 años, pero en sesión plenaria de la pasada Legislatura, con el apoyo del PRI y Movimiento Ciudadano, quedó en nueve. Ahora, Rodríguez González en realidad no renunció, como aseguró en su despedida por escrito, sino que perdió el amparo que promovió para proseguir como magistrado e impidió que Rosa María del Carmen López Ortiz ocupara su lugar. Una vez fuera el ex titular del Poder Judicial en Jalisco, ahora la juez asumirá el cargo mañana, en el STJE. Así las cosas, en un poder que ha sido cuestionado en este sexenio. 

*** 

Los estudiantes de la prepa 8 no se imaginan que el predio sobre el que está asentado el plantel no ha sido pagado a sus anteriores dueños, los ejidatarios de Los Guayabos. Pues bien, luego de larguíííííííííísimo pleito jurídico, por ese terreno de 2.21 hectáreas la Universidad de Guadalajara (UdeG) deberá pagar más de 60 millones de pesos. 

Al menos así lo sentenció el Tribunal Unitario Agrario 16. Hay señalamientos de parte de los ganadores de que desde la institución no se quiso negociar y, ahora, el costo del predio es más caro. Y lo que sigue es, coloquialmente, apoquinar. O sea, aflojar la chequera con cargo a las finanzas de la UdeG. 

*** 

Más de la mitad de habitantes de la Zona Metropolitana de Guadalajara (ZMG), 53.5 por ciento, tuvo algún conflicto o enfrentamiento, de acuerdo con los resultados del tercer trimestre de 2019 de la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (ENSU), que desmenuza el Instituto de Información Estadística y Geográfica de Jalisco. ¿Qué es lo que más generó conflictos entre los tapatíos? El ruido (17.8 por ciento), sobre todo con vecinos. Integran un ejército los torturadores de oídos, a los que les importa poco sacudir tímpanos, prolongar insomnios o destrozar nervios. 

¿Y en segundo lugar, qué causó enfrentamientos o pleitos entre tapatíos? Los problemas de estacionamiento (15.2) y en tercero incidentes con la basura tirada o quemada por vecinos (14.9). Más abajito, causaron enfrentamientos los problemas relacionados con animales domésticos (11.6) y en quinto lugar los conflictos con el transporte público o privado (10.7). He aquí una muestra de la difícil convivencia cotidiana y los lados oscuros anticivilizatorios de los tapatíos. ¿A poco no? 

*** 

De la avenida Chapultepec el desfile del 20 de noviembre se trasladará hoy a la avenida Federalismo. Aunque los contingentes caminarán a partir de las 10 horas desde avenida La Paz hasta la calle Jesús García, a los que desfilarán se les citó a las 8 horas; o sea, dos antes del arranque, incluidos niños de preescolar que seguramente andarán medio desmañados. 

Total, que en el primer desfile cívico-deportivo del sexenio naranja se espera la participación de 2 mil 200 elementos. Prevéngase, porque habrá cierres viales y cambio de rutas de transporte; eso, si es que no aprovechó el puente y no salió a pasear fuera de la urbe. 

qp@ntrguaadalajara.com

jl/i