INICIO > OPINION
A-  | A  | A+

Congreso, sin hacer política

Un Congreso local es un espacio público donde hay políticos que se dedican a parlamentar, es decir, a exponer las ideas entre dos o más personas. 

Esta precisión hay que hacerla para poder señalar que aquí en Jalisco, nuestro Congreso del Estado no desquita esta práctica; se hace política sin discutirse públicamente y de último momento. 

Para muestra, lo que sucederá hoy en las sesiones ordinaria y extraordinaria a las que se convocaron para la aprobación de la ley de ingresos estatal y el presupuesto de egresos también estatal. 

Antes de llegar a este ejercicio debieron ser discutidos ampliamente, entre los diputados de todas las fuerzas políticas representadas en el Poder Legislativo, los ajustes que harían a los proyectos que envió el gobernador Enrique Alfaro, pero no fue así. 

Algunos coordinadores parlamentarios de institutos políticos reconocieron que hasta ayer no se había dado ese acercamiento entre fracciones parlamentarias para tallar en lápiz cómo van aprobar la distribución del gasto de todos los impuestos que pagan los jaliscienses por 124 mil 250 millones de pesos. 

Y recordemos que eso siempre se hacía una semana antes, precisamente para llegar a los consensos políticos y poderlo aprobar con consenso. 

Hoy podrían volver las sesiones largas del pleno del Congreso del Estado para aprobar estos temas, con la diferencia de que hasta el momento el diálogo político no se ha dado, y podría generarse la especulación de que buscan más una imposición que un acuerdo. 

Esta Legislatura, al igual que sus antecesoras, se ha caracterizado por tratar de llegar a una serie de acuerdos fuera de las sesiones del pleno, en vez de hacerlo públicamente y debatir sus ideas en tribuna, para convencerse y discutir por qué es mejor una postura que otra. Por eso, pocas veces hemos visto debates de posicionamientos de ideas que no caigan en los ataques y descalificativos personales. 

Esta legislatura se ha caracterizado por imponer supuestos acuerdos sin que en realidad se hayan discutido a profundidad, aunque esto suene inverosímil o contradictorio, sobre todo para conseguir los votos de la mayoría. 

Por eso ya no importa tratar de convencer al resto. Incluso, se les tacha de rijosos, opositodos, en vez de tratar de escuchar sus criterios y confrontarlos con argumentos. 

En tribuna, las sesiones de esta Legislatura no se caracterizan por la discusión de posturas de ideas, simplemente se deja que una sola parte hable lo que quiera y aplican la postura de ni te veo ni te hablo ni te oigo, para dejarlo morir y no darle peso a sus palabras. 

No es la única legislatura que lo ha hecho, suele pasar con frecuencia aquí y en otros estados, pero estamos evidenciando que el oficio de parlamentar está muy lejos de practicarse. 

Simplemente se llega a acuerdos cupulares, que después los representantes del pueblo, o sea, los políticos, ejecutan sin chistar, sin discutir y sin tratar de evidenciar o convencer al otro. 

Hoy podría darse la prueba de fuego para saber si la política se hace en tribuna, donde toda la sociedad puede enterarse de lo que cada fracción parlamentaria defiende y vota, o se hace fuera de las sesiones de pleno, donde desconocemos los acuerdos oscuros, y simplemente se llega a la sesión a votarlos. 

Nos daremos cuenta que parlamentar no es una práctica que se haga en Jalisco. 

jessipilar@gmail.com

jl/I