INICIO > OPINION
A-  | A  | A+

La corrupción en el Tribunal de Arbitraje

Aunque la vida laboral de los burócratas resulta en la mayoría de las ocasiones ajena a los ciudadanos comunes y corrientes, lo sucedido en el Tribunal de Arbitraje y Escalafón (TAE) tendría que ser un escándalo mayúsculo, con consecuencias importantes. No es un tema mínimo, pues se simuló que existió una sesión de pleno del tribunal o, en el menor de los casos, se notificó una resolución que nunca se emitió pero que sí está firmada por dos de los tres magistrados que lo integran. 

Estos son los hechos denunciados por el presidente del TAE, Felipe Gabino Alvarado Fajardo, ante la Fiscalía Especializada en Combate a la Corrupción. 

Lo primero que deberíamos reflexionar ante estos hechos, es si se trata de un primer caso o si la corrupción en dicho tribunal es de esa magnitud. 

Los hechos fueron informados por trabajadores estatales a este diario, quienes consideran que detrás de los mismos está el partido Movimiento Ciudadano, con la intención de asumir el control de la vida sindical entre la burocracia del estado. 

La resolución de la sesión fantasma es la “toma de nota” del sindicato nacional de trabajadores de la Secretaría de Salud, en la sección 28, que tiene su sede en Jalisco y en la cual están agrupados más de diez mil trabajadores. Aparentemente, este sindicato se incorporaría a la federación que encabeza José Miguel Leonardo Torres. 

¿Cuál es el vínculo entre este líder sindical y Movimiento Ciudadano? El primer punto podría ser anecdótico, pues el gobernador Enrique Alfaro Ramírez lo acompañó en su toma de protesta. El segundo es más evidente, pues es padre de la regidora de Guadalajara por el partido Movimiento Ciudadano, Karla Andrea Leonardo Torres. 

Esta confederación tiene agremiados a sindicatos que suman alrededor de seis mil trabajadores, por lo que incorporar a más de diez mil trabajadores federales, en caso de que el sindicato de la Secretaría de Salud fuera validado, podría permitirles pelear la mayoría de representados entre la burocracia estatal. 

Actualmente esa mayoría la ostenta la Federación de Sindicatos Independientes, que encabeza Juan José Hernández Rodríguez, con alrededor de 18 mil trabajadores. 

El conteo de sindicatos para determinar quién tiene la mayoría será en mayo próximo. La importancia de esto radica en que, quien tiene la mayoría, tiene también la representación de los trabajadores ante las autoridades, especialmente para tres temas torales: un asiento en el Consejo del Instituto de Pensiones del Estado de Jalisco (Ipejal), el nombramiento de un magistrado del Tribunal de Arbitraje y Escalafón, así como las negociaciones salariales con el gobierno del estado. 

En el caso del Consejo del Ipejal, es en esta instancia donde se toman todas las decisiones sobre las inversiones y manejo del patrimonio. Es de ahí de donde salieron todas las determinaciones polémicas, entre las que están las que derivaron en las nueve denuncias penales por un desfalco de más de 2 mil 700 millones de pesos. 

Es decir, en ese órgano de Pensiones se decidió comprar bonos a la empresa Abengoa, invertir en la Villa Panamericana, en el desarrollo turístico de Chalacatepec o en Transportación Marítima Mexicana, por mencionar algunos botones de muestra. 

Las investigaciones en torno a los graves hechos registrados en el tribunal son muy importantes, pero también que los magistrados que sí firmaron la resolución falsa aclaren por qué lo hicieron y si recibieron alguna presión. También sería interesante que las autoridades rompieran el silencio en torno a este caso, ya que en todos los juicios que se llevan ante el tribunal ellos son parte, por lo que es de su total incumbencia. 

soniassi@gmail.com

jl/I