INICIO > OPINION
A-  | A  | A+

Transformación del sistema educativo en México

La educación es uno de los instrumentos fundamentales para el desarrollo integral de la sociedad y de las personas, por eso, desde la psicología, consideramos que, en el marco de la transformación de la educación en nuestro país, es impostergable:

Transformar la concepción de los subsistemas de educación inicial, primaria, secundaria y de bachillerato de un modelo eminentemente académico y de preparación al trabajo a un modelo de educación integral que incluya los aspectos académicos, de preparación al trabajo, de desarrollo personal y de desarrollo de ciudadanía.

Crear gabinetes psicoeducativos en cada turno de cada escuela pública para: evaluar tempranamente las aptitudes necesarias para una adquisición y consolidación de los aprendizajes; aplicar los conocimientos de la neuropsicología para contribuir a mejorar el rendimiento académico; crear condiciones para lograr una convivencia escolar positiva y la respuesta a los crecientes niveles de acoso escolar; atender el incremento de los casos de violencia familiar; asesorar a los padres de familia sobre pautas educativas desde los primeros años de la educación de las y los niños y adolescentes para que estos aprendan a regular sus emociones y conducta; prevenir las adicciones a diferentes sustancias y a las nuevas tecnologías; atender las dificultades del profesorado para impartir clases; atender las necesidades de los equipos directivos en el asesoramiento y formación para el liderazgo de las personas y de los equipos, para manejar una comunicación directa, operativa, positiva, recompensante y para resolver conflictos; facilitar la dinamización de procesos educativos innovadores; atender las necesidades de las familias para obtener información, apoyo y asesoramiento sobre el proceso de desarrollo personal y escolar de sus hijas e hijos; prevenir y atender individual, grupal o familiarmente problemas emocionales, conductuales, sociales o cognitivos de las niñas, niños y adolescentes que condicionan el desarrollo del aprendizaje y de la personalidad y, en su caso, derivar los casos a profesionales de salud mental.

Establecer como obligatorio que cada turno de cada escuela primaria y secundaria pública cuente con dos psicólogas o psicólogos que posibilite el trabajo con las y los niños y adolescentes, personal académico y directivo y padres de familia.

Establecer como obligatoria la capacitación y actualización continua de padres de familia y/o tutores a través de diversas modalidades alternativas.

 

Ya no podemos seguir ofreciendo la educación pública en México con modelos anacrónicos y parciales, llego el momento de cambiar.

red_ciu@yahoo.com.mx

da