INICIO > OPINION
A-  | A  | A+

Agenda política Jalisco

Las incertidumbres y pérdidas que nos ha dejado la pandemia de Covid-19 nos han llevado a reflexionar respecto a las prioridades que debemos enfrentar como humanidad; un orden económico que profundiza desigualdades, poblaciones con precariedad en la atención de su salud y necesidades básicas, desempleo, trabajo sin prestaciones y sin seguridad social.

En un contexto tan complejo estamos en proceso electoral. A nivel federal se renueva la Cámara de Diputados y en lo local, diversas gubernaturas, ayuntamientos y congresos. Frente a todo lo sucedido por la pandemia, lo último que esperaría la ciudadanía es campañas sustentadas en estrategias de publicidad ausentes de propuestas.

En el caso de Jalisco hay 13 partidos aspirando a los diversos cargos de elección popular. La oferta política es diversa, pero más allá de colores y siglas; el conjunto de agrupaciones que disputan los espacios de poder debiera mostrar claramente a la ciudadanía cuál es su agenda de trabajo y los compromisos que asumirán para atender problemas sociales complejos que se han agravado en el contexto de la pandemia.

Entendiendo que los problemas requieren de diferentes niveles de coordinación entre las autoridades y algunos van más allá de las atribuciones del ayuntamiento o del Legislativo y competen al gobierno del estado, identificaría cinco puntos que deben ser parte de la agenda de quienes aspiran a un cargo público en Jalisco:

Atender la inseguridad. No sólo para afrontar la grave problemática de personas desaparecidas, fosas clandestinas, feminicidios, homicidios y delitos de alto impacto; es necesario trabajar en políticas de prevención social que atiendan de fondo las causas que provocan la inseguridad; combatir la impunidad y corrupción debe ser prioridad.

Garantizar el agua para consumo doméstico. En las últimas semanas muchas colonias han estado sin agua, es impensable que las autoridades no hayan sido capaces de solucionar el abastecimiento para las familias, en tanto que industrias del sector privado acaparan el vital líquido (mineras, grandes empresas, inmobiliarias). Además de una estrategia sobre el uso responsable, captación pluvial, etc., el derecho humano al agua debe garantizarse por encima del lucro de particulares.

Cuidado del bosque y recursos naturales. Los daños al bosque de La Primavera parecen irreversibles: quemas en temporada de estiaje y el interés de los fraccionadores están presentes, pero hay otras áreas verdes como Huentitán, Nixticuil o la Ribera y el lago de Chapala que no han sido protegidas adecuadamente y que requieren políticas urgentes para su preservación.

Transporte urbano. La movilidad ha sido un problema histórico del Área Metropolitana de Guadalajara; transporte insuficiente, costoso, contaminante, con mal diseño de rutas, acaparamiento de unidades y afán de lucro antes que de servicio. Hasta hoy no ha existido una política de fondo para que el transporte sea digno, eficiente, sustentable y público pues los intereses de las empresas concesionarias se han impuesto sin remedio.

Arte, cultura y educación. Este debe ser un tema central para la recuperación del sentido social, tanto en los espacios públicos como en los educativos; ha sido un año de grandes esfuerzos de personal docente, familias y de los propios menores por seguir los programas escolares, pero existe desgaste emocional que debe ser atendido, no se puede sólo volver a la escuela como si nada hubiera pasado.

En el proceso electoral se espera que quienes aspiran a los cargos presenten compromisos serios, agendas de trabajo bien elaboradas pues la publicidad de campañas sin propuesta sólo cansa a la ciudadanía.

carmenchinas@gmail.com 

JB