INICIO > OPINION
A-  | A  | A+

Revisemos el plan

La planeación es un esfuerzo por lidiar con la incertidumbre. Tan es así que un personaje de televisión resumía el proceso en cuatro puntos: hacer el plan, ejecutarlo, esperar a que se descarrile y descartarlo. Esto no significa que el proceso de planificación sea inútil, por el contrario, el solo hecho de dimensionar un problema y contrastarlo con los recursos con los que se cuenta para enfrentarlo permite definir las estrategias que se seguirán para enfrentarlo y, sobre todo, permite definir un punto de llegada, una meta, la cual permite establecer un rumbo.

Sin una meta definida podríamos llegar a cualquier lugar, y decir que está bien porque llegamos, aunque no sepamos adónde ni para qué. Por el contrario, las metas claras nos ayudan a determinar qué tan cerca o lejos estamos de lograr aquello que nos propusimos. Es por ese motivo que quienes se dedican a la evaluación de políticas públicas pueden desechar de inmediato una política que no tiene metas, porque esa carencia pone en evidencia que el proceso no se llevó a cabo adecuadamente o incluso sólo se simuló.

Me refiero a esto porque hace unas semanas el gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro, conforme a lo que establece la ley de planeación, entregó al Congreso el Plan Estatal de Gobernanza y Desarrollo, el cual guiará los esfuerzos de nuestras instancias públicas de aquí a 2024. Y me refiero a las instancias, en plural, porque en esta ocasión el plan ofrece una novedad, que es la inclusión de los planes de los poderes Legislativo y Judicial, así como de los organismos autónomos de Jalisco, el Instituto de Transparencia, Información Pública y Protección de Datos Personales; el Tribunal Electoral, el Tribunal de Justicia Administrativa, la Comisión Estatal de Derechos Humanos y el Instituto Electoral y de Participación Ciudadana. El texto completo se puede consultar en la siguiente dirección: https://plan.jalisco.gob.mx/.

Es de esperarse que este primer intento de conjuntar en un solo instrumento la perspectiva de tantas instancias haya pasado por alto algo y por eso es la obligación del Congreso de Jalisco revisarlo y hacer las observaciones pertinentes. De hecho, sería deseable que, en un ejercicio de Parlamento Abierto, las comisiones legislativas involucradas convocaran a la ciudadanía a revisarlo, para que le ayuden a hacer un trabajo más plural y puntual.

De cualquier manera, como ciudadanía no necesitamos invitación para revisar el plan y hacer llegar nuestras observaciones al Congreso. La lista de sus comisiones y quiénes las integran se puede consultar en https://bit.ly/2WQKOLO. En ese sentido, sería muy útil que las organizaciones de la sociedad civil revisaran los resultados e indicadores establecidos en las temáticas en las que cada una es especialista, puesto que tendrán más elementos para determinar si eso servirá de algo o no y por lo tanto sugerir criterios de medición más adecuados.

Sugiero solamente concentrarse en la lectura de esos puntos, porque son a los que se les asignará presupuesto y en los que las instancias públicas concentrarán sus esfuerzos, así que son lo más importante. Por ejemplo, en el tema de la seguridad pública, el resultado que se quiere lograr es “disminuir la sensación de inseguridad y reducir la incidencia delictiva”, pero no se utiliza como indicador la tasa de impunidad en los delitos que mayor daño causan. Esto es algo que habría que corregir, pero es solo un ejemplo. Ojalá que nos involucremos en la revisión y corrección del plan, y luego en la supervisión de su ejecución, porque de eso se trata ejercer la ciudadanía.

protagoras_xxi@yahoo.com.mx

@albayardo

JJ/I